A juicio de José Lizán, el mercado seguirá muy volátil en las prçóximas sesiones. Señala que, por un lado tenemos operaciones corporativas, buenos resultados empresariales -a pesar de que ha habido sorpresas negativas esta semana en EE.UU- y una liquidez enorme. Pero, por otro, los datos macroeconómicos de la economía estadounidense no acompañan. Esto nos lleva a pasar del miedo a la euforia en muy poco tiempo y de ahí, la enorme volatilidad que estamos viendo en el mercado. Este experto recuerda que "llevamos 5 semanas con una volatilidad tremenda, con más de 200 puntos de rango en el intradía". Y entiende que hasta que no se despejen las dudas sobre la economía estadounidense seguiremos en este rango, con un suelo muy claro en los 14.600 puntos y un techo en los 15.200 puntos. Respecto al mal tono del sector constructor, este experto de Nordkapp asegura que lleva tiempo pesado –al igual que el bancario-, ya que todo inversor institucional extranjero "ve a España como una burbuja inmobiliaria que se está acabando". Señala que estos inversores creen que las constructoras tienen que caer y que los bancos que las han financiado también, por lo que, "en cuanto levantan cabeza , estas compañías vuelven a ser castigadas". Sin embargo, cree que no hay que meter a todo el sector en el mismo saco, porque muchas han hecho bien los deberes y se han sabido diversificar y anticiparse al final del ciclo. Es el caso de FCC –que tan sólo tiene un 15 por ciento de exposición al tema inmobiliario-, por lo que Lizán considera que “esta muy barata”. Aún así, deja claro que “contra el mercado no se puede ir”, así que no recomienda comprar para no “ponerse en contra del mercado”. José Lizán ve lógica la compra del 5 por ciento de Enagás por parte del Estado, porque éste trata siempre de aumentar el control en este tipo de activos. Lo más importante es que esta compra en el mercado por parte de la SEPI "le da un suelo a la acción" y anima su cotización.