Después de que S&P haya bajado el rating “tengo la impresión de que se ambas agencias se están alineando de cara a que, dependiendo de lo que suceda con la asistencia, puedan actuar inmediatamente y no haya un salto de uno a tres escalones”, explica Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter.
Al leer la nota de S&P “es inevitable sacar conclusiones más severas desde el plano de la gestión de la economía y conflictos políticos que en ocasiones anteriores. Es la primera vez que veo una nota en la que se aluda al conflicto político como argumento para continuar bajando el rating del país”. expone este experto en Radio Intereconomia. Lo que ponen es mucha presión para que nos ocupemos de la economía y no de otros asuntos que deterioran la prima de riesgo. “Creo que esto es bueno porque lo que hace una agencia independiente. Veamos qué es lo que hay que hacer para que las cosas se pongan estables y no sigamos bajando. Aunque uno pueda estar de acuerdo, hay que ser práctico y pensar”.

Hay un distanciamiento entre España e Italia pero, como la probabilidad de impago es reducida, tener bonos en plazos largos es una buena oportunidad. “Tires del 6% para un país como España es una buena oportunidad de inversión si uno tiene sangre fría. Si uno se va a los plazos más cortos de los bonos que emite España o Italia se da cuenta de que ahí es donde atacará el BCE, con lo que es todavía más seguro”, concluye.