Semana de movimientos bancarios y también marcada por la agenda del Gobierno. “Siendo optimistas, podemos pensar que la bolsa española está tan parada a la espera de conocer esos PGE. Se puede encontrar el equilibrio entre lograr el objetivo de déficit sin que se resienta la economía”, afirma Nicolás López, director de Análisis de M&G Valores. 
 
Contemplando la posibilidad de que el Ibex 35 corrija, el analista considera más que probable que esto suceda, aunque, a pesar de ello, el selectivo seguiría manteniendo el mismo rango. “El comportamiento del Ibex 35 en los próximos meses se mantiene en una larga travesía del desierto”, más que pensar en fuertes caídas. “Si cae por debajo de 8.000 puntos, se iría a la zona de los 7.500” y podría llegar hasta los 7.000 enteros.

“Los bancos siguen siendo un sector complicado, aunque podríamos tener una cierta subida una vez se conozcan los presupuestos”, asegura López, en declaraciones a Radio Intereconomía. Con Santander “me plantearía un objetivo de 6,50/6,80 euros con lo que me daría por satisfecho”.

Deutsche Bank se ha convertido en la mayor entidad europea, compañía que tampoco convence en exceso al analista. “Me parece un banco demasiado dependiente de los movimientos del mercado. No es el banco que más nos gusta.”

Operación del lunes ha sido la compra de Banca Cívica por parte de Caixabank por valor de 980 millones de euros. Constituirán la mayor entidad español a por volumen de activos valorada en unos 340.000 millones de euros. La recomendación del analista para aquellos que han apostado por los títulos de Banca Cívica es que si piensan que “invertir en un banco en este momento era una inversión razonable deben continuar” dentro. “El precio que se está ofreciendo está en línea con la caída general que se ha producido. Estar en Caixabank es una buena opción.”

En terreno de constructoras, ACS cae hoy ligeramente y se trata de “una opción de inversión”, según el analista. Es una compañía que “está presionada por toda la situación en España, pero puede ser una opción razonable si se busca una inversión a largo plazo.”

Telefónica, blue chip por excelencia, ha anunciado esta mañana su intención de ampliar su negocio en Israel. “Ha caído a zona de soporte en 12,50 euros y así podría tener un recorrido hacia los 14 euros a corto plazo que se correspondería con los 9.000 puntos del Ibex 35”, asegura López.

Preguntado por Abertis, que esta mañana repunta un 0,8%, Nicolás López observa “una resistencia muy fuerte en 13,50 euros y hay que considerar que, a lo mejor, este movimiento lateral se prolonga un tiempo.” No es el único punto, el analista habla también de “una pérdida de las licencias de autopistas en España”.

El Gobierno ha anunciado esta misma mañana que el recibo de la luz se encarecerá entre un 5% y un 7% a partir del mes de abril. Iberdrola, como todas las eléctricas, “siguen asumiendo parte del déficit tarifario. A medio y largo, en todo caso, parece una muy buena opción.” En cuanto a Gas Natural y Enagás, en principio, “deberían ser las menos afectadas” puesto que el impacto se centrará en los ‘generadores’, como es el caso de Iberdrola.

Respecto a La Seda de Barcelona, un valor que va en caída libre, hasta los 0,02 euros. “Parecer prácticamente ya lo ha hecho”, asegura López. “Es una compañía que está con una situación de deuda no sostenible y tendrá que realizar ampliaciones de capital. La opción de La Seda obviamente no es atractiva salvo que uno quiera entrar en la próxima ampliación de capital, aunque ésta es una operación de muchísimo riesgo. Lo normal en que en las ampliaciones de capital el valor se diluya completamente”.

La recomendación del analista pasa por jugar en el corto plazo en el que “jugaría una baza al alza”, según López. “El viernes se va a anunciar algo que puede ser negativo para el comportamiento de las compañías en los próximos meses, aunque una vez que esto se produzca, podría darse un movimiento al alza. Tanto Telefónica como Repsol YPF podrían dar ese tironcito e iniciar un movimiento al alza”.