El columnista de MarketWatch considera que el mercado alcista que comenzó en marzo de 2009 en Estados Unidos podría haber tocado ya su fin.
 
Se trata de algo en lo que no coinciden la mayor parte de los analistas. Precisamente hoy los resultados de la encuesta de gestores de BofA Merrill Lynch, destaca que los inversores creen que estamos más en una fase madura del ciclo que a final de él.

Michael Sincere afirma que el “veterano inversor Mark D. Cook que levantó algunas banderas rojas hace unos años se ha reivindicado. Finalmente los precios de las acciones confirman lo que vio en 2014: estamos en un mercado bajista y casi a punto de desplomarse por el precipicio, dijo”. El columnista hace referencia en este artículo a una conversación que mantuvo con Cook este fin de semana.

En opinión del inversor, la caída del precio del petróleo es un problema que continuará porque hace que no se produzcan rebotes en los mercados. En su lugar, los inversores de petróleo solo quieren vender. El segundo problema, es China. Explica el experto que “es un atleta que se ha torcido la rodilla y necesita tiempo para curarse, pero si no lo hace, se volverá peor y eso es lo que está sucediendo ahora”.
Desde un punto de vista técnico, estamos asistiendo a rebotes que no duran, al contrario de lo que ocurre en los bull markets, que suelen durar días o semanas.

Por otro lado, explica que el NYSE Tick no registra actividad institucional, lo que hace que cada rally sea aprovechado por los fondos para liberar posiciones.
De acuerdo con Dr. Cook estamos en la primera fase psicológica de cualquier  mercado bajista: negación, ansiedad, miedo y pánico.

En opinión de este experto lo que tienen que hacer los inversores es venderlo todo y quedarse al 100% en liquidez. “Sus carteras están ardiendo y necesitan salir y salvarlos”, dicen.
Por otro lado se pueden cubrir comprando un ETF inverso que reduzca los riesgos de caídas u opciones. Aunque sería solo una opción para una minoría.


el S&P 500 cinco años

 QUIZÁ LE INTERESE LEER:
”El pánico se apodera de los gestores que llevan la líquidez a máximos de 43 años”