Banco Santander cerró la sesión del miércoles con un fuerte empujón que llevó a su cotización cerca de los máximos del ejercicio y por encima de la resistencia de los 5,20 euros. El precio sigue inmerso en el canal alcista que le ha propiciado  una revalorización superior al 65% desde el referéndum británico.

Animado por el Trump Rally, Banco Santander ayer se revalorizó más de un 3%, acercándose de nuevo a los máximos anuales en la zona de 5,33 euros. Aunque no superó este nivel, sí que logró imponerse a la resistencia marcada por el retroceso de Fibonacci del 61,8% en los 5,20 euros. Si hoy aguanta por encima, algo que sería factible ya que el RSI aún no alerta de sobrecompra (60 puntos) podría ir a atacar los 5,50 euros, próximo nivel de resistencia marcado por los mínimos de julio de 2015. Además, la progresión del canal alcista en el que se mueve desde junio apunta a dichos lares.
 
Sin embargo, si Santander vuelve a caer para coger aire, es clave que no pierda los 4,90 euros, pues por este precio pasa la parte baja del canal alcista.


 
Los indicadores técnicos Premium muestran que Santander ha mejorado su situación técnica de medio y largo plazo. De hecho, se puede apreciar cómo el precio ha escapado por encima de las medias de 14 y 40 sesiones. El problema sigue viniendo del volumen, que es decreciente, pero necesario para lograr consolidar el tirón alcista y la ruptura de la resistencia de los 5,20 euros.