Cuando oímos hablar de inversión en compañías japoneses a la mente se nos vienen las grandes fábricas de automóviles o las tecnológicas, sin embargo, el universo de la renta variable nipona también ofrece grandes oportunidades en pequeñas compañías. En esta filosofía se basa el fondo de la gestora Henderson Japanese Smaller Companies que apuesta por las empresas de pequeña capitalización que cotizan en la bolsa japonesa.


Varios premios avalan la reputación de este premio (mejor fondo de rv japonesa de pequeñas y medianas empresas a 3, 5 y 10 años de Lipper). Su gestor, Yun Young Lee, selecciona cada valor mediante stock picking tras llevar a cabo entrevistas personales con los directivos de las compañías y conocer su visión de negocio y futuro. De estos encuentros y de la revalorización de los negocios, sus catalizadores y su potencial crecimiento dependerá el peso de la compañía en la cartera.

El portfolio actual está compuesto por entre 34 y 45 valores y se revisa cada trimestre a raíz de los encuentros con las empresas. Actualmente los sectores sobreponderados en el fondo son consumo, tecnología de la información y salud. Destacan compañías como Kinki Sharyo, con un peso del 5,55% de la cartera, y la cual ha sido seleccionada porque se beneficia de las necesidades de infraestructuras ferroviarias que las urbes emergentes necesitan, lo que le garantiza un prometedor para el negocio. Además, según el propio gestor Yun Young Lee “la relajación cuantitativa del Banco de Japón y las reformas estructurales emprendidas durante la última década por las compañías japonesas para reducir la capacidad y la mano de obra, probablemente conduzcan al fin de la deflación y la consiguiente subida de las cotizaciones”.

El horizonte de inversión de este fondo es a largo plazo, para captar las revalorizaciones de estas compañías a lo largo de los años, y se denomina en dólares, para una mejor accesibilidad de los inversores extranjeros.