El precio del petróleo recupera posiciones este martes impulsando la cotización y las esperanzas de que realmente sí pueda mantener el dividendo. Al calor de este evento, su accionista Sacyr también sube con fuerza y supera resistencias. 
 
REPSOL DESPEGA

Este martes Repsol y Sacyr suben de la mano. Entre las razones que encontramos que pueden justificar el calentamiento de la cotización de la petrolera está la subida del precio del crudo. El Brent vuelve a rozar los 50 dólares por barril y el Crudo ligero supera los 46 dólares.

(Pinche sobre el gráfico para ampliar)
brent
 
crudo


Además, Repsol sube a contracorriente de las recomendaciones de los brokers de Banco Santander, que han rebajado un euro su precio objetivo para la compañía, de 14,4 a 13,4 euros, aunque sigue estando por encima de su cotización y, desde los niveles actuales, supondría una potencial revalorización de más del 11%. La casa de análisis justifica esta bajada del precio objetivo porque considera muy complicado que Repsol alcance sus objetivos de generación de caja para mantener el dividendo con los precios actuales del petróleo.

Sin embargo, Álvaro Blasco, de ATL Capital, ve en estos vaticinios tan negativos una oportunidad para crear valor: “aprovechando que los analistas no terminan de creerse el plan estratégico de la compañía porque se basa en unos precios del petróleo que creen que pueden no haber, yo lo veo como una oportunidad para entrar con un buen dividendo”. En este sentido, Pablo García, de Carax-Alphavalue, cree que “si el precio del petróleo se mantiene sobre los 50 dólares, Repsol puede ofrecer un yield elevado y atractivo”.


Al calor de las continuas caídas que ha experimentado Repsol este ejercicio, los bajistas se han agolpado a sus puertas. Sin embargo, ayer uno de estos especuladores bajistas presentes en el capital de la petrolera, Soroban Capital Partners, reducía sus posiciones cortas desde el 0,82% de finales de octubre a 0,76%. Además, ha recortado a la mitad su posición desde mediados de septiembre, cuando alcanzó un 1,40% del capital de Repsol.

Dejando de lado los fundamentales y sumergiéndonos en el gráfico de Repsol, vemos que el valor hoy está superando con fuerza la resistencia de los 11,86 euros, primer retroceso de Fibonacci de todo el movimiento de caída que emprendió desde los máximos de abril hasta los mínimos anuales registrados en septiembre. Sin embargo, la directriz alcista de largo plazo que nació en la cumbre de abril pasa aún por los 50 euros. Además, en el año arrastra una corrección del 25%, lo que ha pesado a plomo sobre su capitalización, que si en abril superaba los 25.000 millones de euros, actualmente es de unos 16.000. Aun así, al tratarse de un blue chips, Repsol, junto con Santander, han sido los valores que más puntos le han restado el Ibex 35 este año.

repsol




SACYR SE APUNTA AL REBOTE

Sacyr hoy se engancha a su participada (es el tercer mayor accionista con una participación del 9,52%) y sube también con fuerza y, es que, si el precio del petróleo se mantiene sobre 50 dólares, posibilitando que Repsol conserve su dividendo atractivo, la constructora será una de las principales beneficiadas, pues este dividendo, que cobra en efectivo, supondrá una inyección de liquidez en vena.


Técnicamente el avance que experimenta Sacyr también le lleva a superar el primer retroceso de Fibonacci de todo el movimiento de caída emprendido desde abril. Así, si Sacyr confirma a cierre por encima de 2,40 euros podría animarse a atacar los 2,70 euros y, con ello, superar la directriz alcista que nació en los máximos de mayo. En cambio, si la constructora cerrara por debajo de 2,40 euros, correría el riesgo de regresar a mínimos anuales en 1,96 euros, aunque podría encontrar un freno antes en 2,20.

sacyr