Repsol ampliará su capital por un máximo del 2,6% dentro de su programa de dividendo flexible, según ha comunicado la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
 
La compañía ha anunciado que se comprometerá con los accionistas que pretendan recibir una remuneración en efectivo y les asegurará un precio de compra de 0,335 euros por acción brutos.

Para aquellos accionistas que pidan por la retribución en títulos de empresa, la compañía ha proyectado una emisión de acciones, con un número máximo de 38,56 millones, frente a 1.465 millones de títulos en circulación de la petrolera. La CNMV ha informado de que el número de derechos de asignación gratuita necesarios para recibir una acción nueva es de 38.

El “script dividend” o programa de dividendo flexible de la compañía “tiene por objeto ofrecer a todos los accionistas de la Sociedad la opción, a su libre elección, de recibir acciones liberadas de la Sociedad de nueva emisión o un importe en efectivo mediante la transmisión a la Sociedad  de los derechos de asignación gratuita que reciban por las acciones que posean”.

Todo accionista interesado en el proceso deberá comunicarlos antes del 30 de diciembre e indicar si desea solicitar la retribución en efectivo. El pago se hará el 10 de enero.