El cansancio del mercado se nota sobre todo en sectores como el eléctrico o el bancario. El tono del secundario es de consolidación aunque no hay factores que indiquen que se avecine una fuerte caída en el corto. Las apuestas más claras en estos momentos son los grandes valores como BBVA y BSCH así como, en un contexto de recuperación de las materias primas, se puede entrar en valores como Acerinox o Mittal.
Caída explicada en términos de un mercado alcista que ya descontaba la entrada de Sacyr en Repsol. Y ahora que ésta se ha ejecutado, el factor especulativo sale a relucir con una clara toma de beneficios. Pero el interés en estos momentos se desplaza hacia la posibilidad de que el paquete se incremente o que incluso la constructora llegue a aspirar al control de la compañía como La Caixa. En este último caso, la caída no sería demasiado prolongada y estaríamos posiblemente ante nuevas alzas. De momento, la compra supone un suelo y las caídas abren nuevas oportunidades de compra.