Tras lanzar ayer la ampliación de capital por valor de 38 millones de euros con la que Quabit pretende financiar parte de su plan de negocio 2017-2021, la inmobiliaria ya ha adelantado que cuenta con el respaldo de parte de los actuales accionistas de referencia para sacar adelante esta operación.
 
Quabit se ha embarcado en un ambicioso plan  de negocio por el que se plantea invertir en nuevos proyectos  inmobiliarios, a la vez que mejora su situación financiera y patrimonial. Para ello, la compañía se apoyará en varias patas de financiación:
  • - Crédito cerrado con Avenue Capital por valor de 60 millones con vencimiento en 4 años y un interés de 16%, que Félix Abánades, presidente de Quabit, ha reconocido que “son elevados, pero son los que actualmente se están dando para financiar suelo y, además, a partir del mes 18 podemos hacer amortizaciones anticipadas y reutilizar los fondos, lo que podría elevar el importe real de la línea de crédito hasta los 85 millones de euros” para comprar suelo para 1.700 viviendas.
  • - Financiación bancaria por 70 millones, a unos tipos del 2%. Abánades reconoce que cuentan con financiación para todas las promociones.
  • - Cash flow generado por la propia cartera de activos de 145 millones. 
  • - 38 millones de ampliación de capital lanzada ayer al mercado.
 

Con todo ello, la inmobiliaria liderada por Félix Abánades ha explicado que pretende invertir 455 millones y comprar suelos para, entre los actuales activos y los futuros, lanzar unas 30 promociones, que comprenderían las 304 viviendas que tienen previstas vender este año (de éstas sólo les quedan 13 por vender) más otras 2.500 viviendas futuras más. Esto, sumando a las viviendas en cartera, alcanzarían las 4.090 viviendas que espera entregar entre este año y 2021.

AMPLIACIÓN DE CAPITAL
Con las líneas de financiación de Avenue y bancarias solucionadas, la directiva de Quabit se muestra esperanzada con la ampliación de capital, pues afirman que “varios accionistas han mostrado su disposición a respaldar la operación”. Entre ellos descartan a la SAREB y Martibalsa (compañía de Juan José Galiano Frías), mientras que reconocen que KKR (con menos de un 3% del capital) no se ha pronunciado aún. No obstante, en estos días Abánades tendrá unos 40 encuentros con potenciales accionistas “sobre todo españoles o extranjeros pero con presencia en nuestro país” y él mismo, en calidad de accionista con el 20,506% de la empresa, sí acudirá.

Accionistas significativos actuales

La ampliación de capital, que se ha lanzado con un descuento del 38% sobre el precio de cotización de ayer y que provocará una dilución del 40% en los accionistas antiguos, se llevará a cabo mediante un sistema novedoso que constará de tres rondas. En la primera los accionistas actuales tendrán derecho de suscripción preferente en relación de 7 acciones nuevas por 18 antiguas, correspondiendo 1 derecho por cada acción; en la segunda ronda se podrá suscribir las acciones que se tengan derecho por la tenencia de derechos o, incluso se podrán solicitar más, aunque el excedente pasará a una tercera ronda en la que será Quabit quien decida si ese excedente se entrega a ese accionista o a uno institucional, pues los institucionales no entrarán hasta está ultima ronda. Evidentemente, a la inmobiliaria le interesa que grandes inversores y con vocación de permanencia de largo plazo formen parte de su accionariado. 
 

Así, Quabit podrá controlar qué accionistas acaban teniendo un peso importante en la compañía, si bien descartan que alguno pueda superar el 3% para sentarse en el Consejo, “sino ven en él un deseo de permanecer junto a Quabit en el largo plazo”.

Además, recordemos que Avenue Capital puede acabar capitalizando el 6% de Quabit por los warrants sobre acciones que posee tras la concesión del crédito. Aunque esto tendría que llevarse a cabo en tramos de varios años, según el acuerdo alcanzado.
 
INVERSIONES EN PUNTOS CLAVE
Hasta 300 millones de euros en suelos están mirando desde Quabit para invertir, centrándose en las zonas que para ellos son más estratégicas por el aumento de precio de la vivienda que se está viviendo y repercute en los suelos. Estas zonas son Madrid, Corredor del Henares, Barcelona, Costa del Sol, Valencia (tanto capital, como plazas de segunda vivienda), Zaragoza y Santander y algunas otras ciudades del norte.

Mientras Quabit se centra en las inversiones, descarta sacar a bolsa su SOCIMI Bulwin Investments –valorada en 500 millones-, como barajó en 2014, pues afirma que “con la revalorización de los suelos, nos es más rentables invertir en comprar suelo y sacar promociones para reducir deuda”. 
 

DIVIDENDO
Este año, el cual el presidente de Quabit ha calificado “de transición”, la directiva propondrá a la junta de accionistas abonar el dividendo en acciones, “probablemente en los términos del ejercicio pasado, a razón de 1 acción nueva por cada 20, lo que daría una rentabilidad del 5%”. Pero, a partir de 2018 en adelante, su objetivo es pasar a remunerar en efectivo por valor de 68 millones de euros.

Con todo ello, creen factible triplicar su valor en bolsa, actualmente en 151 millones y, Arcano considera que esto redundará en una revalorización bursátil del 230%.