Pocas veces una decisión tan histórica ha generado tan poca emoción en los mercados financieros. La expectación que existía pocos minutos antes de que la Reserva Federal publicara el comunicado en el que se confirmaba la subida de 25 puntos básicos en los tipos de interés se ha tornado casi en apatía en las notas de los analistas el día después.
 
Como tónica general los analistas destacan que la decisión era esperada y que prácticamente no afectará a los mercados ya que estaba más que descontada.  Sin embargo, horas después del anuncio de Janet Yellen, muchas firmas han buceado en los detalles del comunicado, del tono usado por la presidenta de la autoridad monetaria y por las razones que podrían estar detrás de algunas de las palabras y sus comentarios.
 
Aunque en un principio los medios de comunicación y los mercados vieron un tono más “dovish” del esperado, lo cierto es que hay firmas como BofA Merrill Lynch que  creen que “no lo ha sido tanto como para anticipar solo dos subidas de tipos el año que viene, tal y como esperaban algunos expertos”.  Explican que las previsiones de los miembros de la FED estiman una subida de 100 puntos básicos para el año que viene, menos de lo que suele ser habitual, aunque por encima de las expectativas del mercado.

Subidas de la bolsa tras la decisión de la FED
 
Con todo, hay expertos que consideran que el año que viene no se van a producir esas cuatro subidas, a pesar de lo que dicen los puntos (dots).  Iván Díaz, el Country Head Iberia & Latam de Groupama apunta que  “seguimos pensando que el ajuste monetario será progresivo (ver siguiente cuadro con la lista de argumentos) y las recientes evoluciones de los mercados (petróleo, USD, mercado de créditohigh yield) son puntos de atención sobre el crecimiento y las expectativas de inflación. Seguimos pensando que la FED no debería subir los Fed Funds de nuevo antes de Junio 2016”.

Las primeras reacciones de los mercados tras la publicación del comunicado de la Reserva Federal se centraron en el análisis del uso de la palabra “gradual” que se había utilizado para referirse al ritmo con el que se subirían los tipos a partir de ahora. Muchos quisieron ver un tono dovish, aunque José Luis Martínez, estratega de Citi  se preguntam “¿Gradual? Cuando ayer tanto el Comunicado como la propia Yellen se enfocaron en dejar claro que la normalización de tipos seguiría un proceso gradual, lo cierto es que al mantener el nivel de tipos de referencia en 2016 y reducirlo menos de lo previsto en 2017 sí que dejó también un mensaje más alcista de lo esperado (vivimos de “sutilezas”; siento que sea así). En definitiva, este gráfico representa tanto la expectativa de subida de tipos oficial con el perfil de subidas implícito en la curva de tipos y nuestras previsiones…

Previsiones de Citi


Con todo, los diferentes analistas no están muy de acuerdo en el ritmo de subida de tipos, a pesar de las proyecciones de los miembros de la FED. Así, expertos como Jim Leaviss,  Director de Renta Fija Minorista de M&G  apuntan que aunque “acogemos de buen grado las declaraciones de Janet Yellen en las que afirmaba que este incremento no pretende ser el comienzo de una campaña de subida de tipos acelerada, sino que seguirán siendo flexibles y los tipos de interés sólo se incrementarán de manera gradual pensamos que, al final, existe un riesgo de que el banco central necesite aumentar los tipos más rápido de lo que los mercados esperan actualmente .”
  
La buena acogida de los mercados de ayer solo puede significar que los expertos ven esta subida como el reflejo de que la economía de Estados Unidos, por fin, deja atrás uno de sus periodos más aciagos, en lo que se refiere a la economía.  Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión,  considera que la decisión de  la FED supone un “rayo de esperanza, la luz al final del túnel porque al fin  parece que vamos a salir de la gran recesión pero se hará con mucha precaución.  Creo que la FED subirá un punto porcentual en dos años”.

Algo en lo que coincide con los analistas de BlackRock que explican que “sobre todo los inversores deben ver la subida de tipos desde el lado positivo, una buena noticia y la evidencia de la resistencia de la economía americana”.

Sin embargo, Stephanie Sutton, directora de inversiones en Fidelity International recuerda que la medida va a tener efectos inmediatos en las finanzas de los ciudadanos “lo cierto es que hace más pesado el lastre de deuda tanto para los hogares como para las empresas. Sin embargo, afortunadamente el riesgo de problemas de pago o de un aumento de los impagos tras la subida de tipos es reducido, ya que la mayor parte de la deuda de los hogares y las empresas no financieras tiene tipos fijos”.  Con todo, en la entidad no esperan riesgos en dos de las áreas más sensibles, los créditos a estudiantes y los créditos de alto riesgo para la compra de automóviles.

Aunque la práctica totalidad de los expertos no ven ningún tipo de problema asociado a la subida de tipos, lo cierto es que aún hay firmas que creen que Janet Yellen se ha precipitado a la hora de tomar la decisión. Ese es el caso de Francis A Scotland, Co- Director de Global Macro Research de Brandywine Global que apunta que “el desplome de los precios de las materias primas y la ampliación de los diferenciales de la deuda corporativa suelen llevar a la Fed a relajar las condiciones monetarias. La Fed ha descartado estos aspectos, relacionándolos con la agitación del sector energético y los efectos temporales de un dólar fuerte. Para nosotros, son factores de riesgo importantes que advierten de una subida de tipos prematura”.
 
Todas estas reservas y estas salvedades provocan que el debate en las próximas reuniones esté servido con respecto a la conveniencia de volver a subir.
 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
La FED sube los tipos por primera vez en casi una década, pero con cuidado
Ahora a esperar la reducción del balance de la FED