A la hora de marcar las pautas de una estrategia, se debe tener en cuenta que nuestra bolsa ha ganado un 13% en este año, duplicando con ello el crecimiento de las bolsas europeas, lo que nos conduce a recomendar prudencia ante la posibilidad de que se den recortes a corto. No obstante, esto puede ser contrarrestado por operaciones corporativas. En definitiva, no hay que dejarse arrastrar por el mercado.
Continuamos sin movimientos significativos, en la tónica de poca volatilidad y subidas paulatinas características del mes de agosto. Hay que esperar a la vuelta de los inversores el próximo lunes, para confirmar la tendencia que el mercado inicia en esta nueva etapa en los mercados europeos. Asimismo, no hay que perder de vista la incertidumbre del entorno, sobre todo de Irán, que puede provocar el incremento de la prima de riesgo.