En una jornada marcada por la volatilidad propia del vencimiento de opciones y futuros, el Ibex 35 logra romper los 11.200 puntos y marcar nuevos máximos anuales. Lo hace con la ayuda inestimable de los bancos, el sector que más pondera en el índice. De hecho, Sabadell, a pesar de anunciar que ampliará capital, se coloca como líder del Ibex. También da un espaldarazo a esta recuperación el sector energético, que últimamente estaba muy tibio. 

Pasadas las 13:00 podemos ver con más claridad la tendencia del Ibex 35, pues ya han vencido los futuros y opciones mensuales. Una vez ha sucedido esto, observamos que el selecitvo español se dispara. Rompe los 11.200 puntos, zona de máximos anuales (exactamente 11.178 puntos es el nivel de cierre máximo de este año) y una fuerte resistencia que ha frenado al índice desde hace un año. Ahora el Ibex enfila los 11.500 puntos, siguiente objetivo y zona en la que no cotiza desde comienzos de 2010.

ibex 35


El Ibex 35 se convierte hoy en la plaza más alcista de Europa, cerrando el gap con otras plazas, como la alemana y la francesa, que en el año duplicaban la rentabilidad del Ibex 35. Esto es posible gracias a que, por fin, el sector bancario despierta. Este sector lidera el grupo con destacables avances. Además, llama la atención la fuerza con la que sube Sabadell. La entidad catalana se dispara un 3,21% hasta los 2,28 euros, a pesar de haber anunciado a sus accionistas actuales que les someterá a una dilución por la ampliación de capital de 1.600 millones que hará para financiar la compra de TSB.

Le sigue otro banco mediano, Popular, que sube un 2,89% y rompe los 4 euros. En tercera posición, pero más importante debido a su elevado peso en el Ibex, está Santander, que suma un 2,88% hasta los 6,67 euros. El cuarto es Caixabank, que sube un 2,68% hasta los 4,17 euros. Algo más abajo encontramos al resto de bancos, aunque los avances también son destacables: Bankinter sube un 2,29%, BBVA un 2% (conserva los 9 euros) y Bankia un 2,36%.

Además, el avance del Ibex 35 también viene respaldado por el sector energético, que también se había quedado atrás estos meses y era clave que despertara, pues es el segundo sector con mayor ponderación en nuestro selectivo. Entre los primeros puestos de la tabla, mezclados con los bancos, encontramos a Gamesa, que sube un 2,66% hasta los 11,40 euros, y Acciona, que avanza un 2,48% y marca nuevos máximos anuales por encima de los 71 euros.

¿Qué hay detrás de estas subidas del mercado?
Pues parece que el Ibex 35, al igual que el resto de Europa, cotiza positivamente las palabras de Angela Merkel apuntando a que una salida de Grecia de la zona euro sería "políticamente incorrecta". Al tiempo, desde Grecia insisten en que cumplirán con lo acordado. Además, en el mercado de renta fija esto también tiene su impacto y la rentabilidad del bono español cae al 1,20% y la prima de riesgo cede a 102 puntos básicos, desde los 110 pb en los que cerró ayer. 

El euro esta sesión vuelve a repuntar y recupera la zona de los 1,07 dólares. Este rebote es normal tras la fuertes sobreventa que acumulaba el par. Además, los expertos siguen insistiendo en que la tendencia de la divisa europea es irremediablemente bajista "y podría ir aún a la zona de 1,05 dólares", dice Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets. Esta caída del euro beneficia a las empresas exportadoras especialmente.

Además, según datos de Bank of America, durante la semana pasada entraron 5.400 millones de dólares en dinero fresco para los fondos que invierten en renta variable europea. En las últimas 10 semanas han entrado 42.000 millones de dólares.

El mercado estadounidense ha abierto con subidas y los principales índices han roto niveles de relevancia. Por ejemplo, el S&P 500 ha recuperado lso 1.200 puntos, el Dow Jones los 18.000 y el Nasdaq los 5.000. 

El petróleo rebota ligeramente y el Brent se coloca al borde de los 55 dólares por barril. Aunque a veces las caídas del crudo suponen un factor de incertidumbre que impacta -según el día- negativamente en los mercados, lo cierto es que ayuda a que la economía europea se expanda aún más porque abarata los precios de la energía.