El BCE sorprendió hoy al consenso de mercado que esperaba un recorte de 50 puntos básicos en el precio del dinero y es que la autoridad monetaria sí recortó los tipos de interés, pero lo hizo en 25 puntos básicos para dejarlos en el 1,25%. En opinión de Alexis Ortega, dtr. Técnico General de Finagentes Gestión “ha sido una sohpresa porque el consenso preveía un recorte de 50 puntos básicos” e “incluso corrían rumores de que podría acometerse un recorte mayor teniendo en cuenta que coincidía con la reunión del G-20 en Londres”. El experto resume que “sí ha habido una sorpresa, pero del lado contrario, una bajada bastante menor de la esperada”.
Ortega mantiene que “no creo que deberían fijarse límites a los tipos de interés porque los bancos centrales deben autorizar la política monetaria en la medida en que sea posible”, es cierto –matiza- que “si se acercan a cero la efectividad de las políticas comienza a ser nula y nos obligaría a tomar otras medidas que ni siquiera el BCE ha descartado”. “Los límites –recuerda el analista- eran el 2%, el mínimo que habíamos tenido y ahora mismo ya lo hemos sobrepasado, lo hicimos con el anterior recorte de tipos”. El experto recuerda que “la ortodoxia es la marca de fábrica del BCE y se impone”, ahora la entidad “espera a ver los resultados de las medidas anteriores para tomar otras medidas y ahí radica su diferencia con otros bancos centrales”. 

En su discurso, el presidente del BCE, Jean Claude Trichet mantiene que la recuperación económica podría llegar en 2010. El director técnico recuerda que “todos, no solo Trichet sino también Obama y otros dirigentes están lanzando mensajes optimistas con la intención de que no se agrave la situación de desconfianza de los agentes económicos”. Estamos ahora mismo “en un proceso de desapalancamiento general, de caída de la oferta monetaria que afecta a la demanda agregada y lo que hay que iniciar son procesos de aumentar esa demanda agregada”. Recuerda que “ahí se enmarca el discurso de Obama para que Asia, sobre todo China, realice los planes de estimulo fiscal porque ahí están los grandes graneros de demanda agregada en el mundo”. En relación a este proceso, “a Europa, parte interesada en ese aumento de demanda agregada, reacciona con la ortodoxia no solo del BCE sino de los Gobiernos limitados por las acotaciones fiscales”. 

El experto mantiene que “esperaremos a ver qué pasa con estas medidas y si la demanda agregada sigue en proceso de desaceleración, a partir de ahí veremos si hay que tomar otras medidas adicionales”. Si “son suficients para recuperar la demanda agregada y si es así, veremos la recuperación en 2010”. Sin embargo Ortega también recuerda que hay otra línea de pensamiento como la de “Paul Krugman que vino a España para decir que lo pasaremos mal” y que “mantiene que estas medidas no recuperarán la demanda agregada”.

Trichet reiteraba también en su discurso la desaparición de las presiones inflacionistas, con lo que es el escenario de una posible deflación lo que se plantea en el ánimo de los inversores. Para Ortega “es un riesgo” pero “ahora mismo aunque tengamos tasas de inflación negativas es aventurado decirlo”, más bien “estamos en un proceso de des-inflación, caídas relativas de los precios”. Además “la inflación del año pasado era de una serie de componentes, como el energético, materias primas… que han caído de precio” lo que tendrá “un efecto sobre la cesta que será una rebaja de la tasa de inflación”. “Ahora tenemos que mirar al futuro –explica el experto- y el riesgo se evaluará en el futuro”. 

Es cierto que “la demanda agregada ha crecido de manera importante en base a un incremento del crédito, éste desaparece por loque la demanda desaparece y si este proceso continúa en el tiempo podríamos tener una reducción de la oferta que viene por una reducción de la estructura lo que significa desempleo”. “Esa estructura –continúa explicando- ha creado un stock y para eliminarlo, una manera es la caída de precios con lo que el riesgo de deflaciónn depende de la prolongación en el tiempo de la caída de la demanda agregada”. Pero “de momento las perspectivas de recuperación están en 2010 y por lo tanto la deflación ahora es sólo un riesgo”, concluye. .