Los nuevos descensos de los precios del crudo y la mostrada agresividad de Irán en su vuelta al mercado del crudo, dañan las visiones de más subidas de tipos en EEUU y Reino Unido.