Según un reciente informe  publicado el miércoles por S&P Dow Jones Indices del que se hacen referencia gran parte de los medios anglosajones; invertir en un fondo referenciado a un índice o en un ETF fue el año pasado, de nuevo, más ventajoso para los inversores que hacerlo a través de un vehículo de gestión activa; al menos en Estados Unidos.
 
En concreto, el estudio muestra que el 66% de los gestores que hacen stock picking entre blue chips, es decir, las compañías de mayor capitalización no han batido a sus índices de referencia.

En el caso de los fondos que invierten en empresas de mediana capitalización, el número de gestores que no superan en rentabilidad a los índices fue de un 57%. Los que más fallan, no obstante, son los de pequeña capitalización. En este caso, no llegan a la rentabilidad de sus selectivos un 72%.

El estudio muestra que los fondos de gestión activa lo hacen peor si se miden, además, durante largos periodos de tiempo. En los últimos 5 años,  un 84% de los gestores que seleccionan grandes compañías han ganado menos que sus índices y en un plazo de diez años el porcentaje se queda en el 82%.

fondos que no baten


No son buenas noticias para un sector que no pasa por su mejor momento, sobre todo ante la competencia de los llamados vehículos de gestión pasiva: ETFs o fondos referenciados a un índice concreto, como los que recomienda el propio Warren Buffett.

De hecho, es legendaria su apuesta contra un gestor de hedge funds con quien se apostó 1 millón de dólares a que una estrategia pasiva consistente en la compra de un fondo de bajo coste de la gama Vanguard ligada al S&P 500 batiría en un espacio de 10 años a la gestión de los fondos de cobertura.  Entre otras cosas, decía el Oráculo de Omaha, los inversores se ahorrarían los altos costes y comisiones de los vehículos gestionados activamente.  La apuesta termina el 31 de diciembre del año que viene.

evolucion


Los Hegde Funds lo hicieron mejor en 2008, aunque los batió cada ejercicio hasta el año pasado. En 2015, Warren Buffett volvió  a hacerlo peor que el fondo con el que se bate, Protegé’s. En concreto, el fondo del inversor ganó un 1,4% y el hedge fund un 1,7%, casi en tablas.

Desde 2008, cuando se inició la apuesta, el índice de Buffett ha ganado más de un 65%, frente a al 21,9% de su rival. Eso sí, lo que se demuestra con estas cifras es que la gestión pasiva es óptima cuando los mercados suben porque simplemente se aprovechan de la tendencia de fondo, pero cuando las cosas vienen mal dadas (2008 y 2015), las cosas van mejor para los gestores activos.

Por el momento, la industria de la gestión activa no lo está pasando especialmente bien. El año pasado, este tipo de fondos sufrieron salidas de 174.000 millones, según datos de Morningstar. Los fondos de Vanguard, conocidos por sus índices de bajo coste y elegidos por Buffett atrajeron depósitos por un importe de 236.000 millones de dólares.

El informe de S&P Dow Jones Indices afirma que los stock pickers europeos lo han hecho mejor. Explica el informe que la mayor parte de los gestores de gestión activa en mercados internacionales y renta variable emergente superaron sus respectivos índices en 2015.
 
QUIZÁ LE INTERESE SABER:
“Los mejores y peores planes de pensiones desde enero”
“Estos son los sectores que más suben desde mínimos”