El 51 por ciento de los hogares españoles contaba con conexión a Internet en el primer trimestre de 2008, seis puntos más que en el mismo periodo de 2007, pero aún por debajo de la media europea que alcanzó el 60 por ciento, según datos de Eurostat recopilados por el Instituto de Estudios Económicos. España ocupa el puesto 17 en un listado de 25 países europeos que encabezan los Países Bajos (86 por ciento), Suecia (84 por ciento), Dinamarca (82 por ciento), Luxemburgo (80 por ciento) y Alemania (75 por ciento).
Por detrás, Finlandia y el Reino Unido, con un 72 por ciento y un 71 por ciento, respectivamente, mientras que en Austria el porcentaje de hogares conectados alcanza el 69 por ciento, en Irlanda, el 63 por ciento y en Francia, el 62 por ciento.

Por encima de la media también están Malta y Eslovenia, con un 59 por ciento, Estonia y Eslovaquia, con un 58 por ciento, y Letonia, con un 53 por ciento.

España se sitúa en el lugar 17 junto a Lituania, donde el porcentaje de acceso de los hogares a Internet es también del 51 por ciento.

A la cola, Hungría y Polonia, con un 48 por ciento; Portugal y la República Checa, con un 46 por ciento; Grecia, 31 por ciento; Rumania, un 30 por ciento y Bulgaria, 25 por ciento.

En un año, la media europea de acceso a Internet subió seis puntos, del 54 por ciento al 60 por ciento.