Lo más inteligente es la prudencia y mantener posiciones en valores con interesantes soportes fundamentales y que el año pasado no se dispararan excesivamente y en aquellos que si lo hicieron, plantearse una toma de beneficios.
A pesar de los números rojos en las bolsas europeas, estamos teniendo un inicio bastante bueno si tenemos en cuenta el signo del cierre de ayer de Wall Street y las noticias sobre la inflación de la FED.