En Europa, el Presidente del Banco Central Europeo Jean-Claude Trichet no ha cambiado su mensaje y ha dejado la puerta abierta a subidas de tipos. Ha incrementado la banda de inflación motivado por el crudo, dinamismo de mercado…”por lo que en septiembre tendremos que ver otra subida de 25 puntos básicos en Europa”. Además esta mañana, Morgan Stanley ha recomendado una fuerte venta en renta variable porque en el actual entorno económico es previsible que haya recortes en bolsa en torno al 15%. El banco de inversión ha puesto el grito en el cielo porque “la subida de tipos afectará al crecimiento ya que el incremento en la inflación y los bonos provocan cierta aversión al riesgo con un fuerte recorte en las bolsas” señala Escribano. Trichet no predice ninguna recesión sino una corrección en las rentabilidades de los bonos y esto hará estabilizarse a la economía global, por ello EEUU ha venido a la baja. Fisher, uno de los presidentes de la FED pero sin derecho a voto, ha asegurado que el crecimiento global está ayudando a que haya más inflación. Uno de los motivos principales es que “países como la India o China aportarán un crecimiento de salarios y de precios que favorecerán al repunte inflacionista” asegura el experto de Fortis. En este sentido, la productividad de costes laborales ha estado en línea pero a la baja, por lo que podríamos decir que hemos visto máximos. Para Diego Escribano, “lo normal es que sigamos viendo una tendencia bajista en el beneficio por acción de las compañías”. Por el lado empresarial, aunque no hay nada relevante siempre se pueden ver movimientos. En este sentido, Dell ha anunciado que hará adquisiciones y “esto es positivo porque revitaliza su modelo de negocio y las ganas de seguir creciendo” advierte Escribano. Aunque está siendo penalizado, Dell cae menos que el mercado tecnológico. Las compañías relacionadas con el sector residencial y constructoras caen en torno al 2-6%. Sin embargo, el sector transportes estará pendiente de los inventarios de crudo porque “el coste de todas estas compañías con un crudo al alza, teniendo en cuenta que el crecimiento de la economía ha llegado a su punto máximo, repercute negativamente” analiza Diego Escribano, gestor de gestión de Fortis Banca Privada.