Las bolsas europeas abren con caídas. Las tensiones geopolíticas condicionan a los mercados

Vladimir Putin ha puesto durante el fin de semana las fuerzas nucleares de Rusia en alerta máxima durante un cuarto día de combates en Ucrania, mientras Occidente intensificaba sus esfuerzos para castigar a Moscú por iniciar la mayor ofensiva militar de Europa desde 1945.  La medida de Putin se produjo después de que Estados Unidos y sus aliados occidentales acordaran imponer sanciones al banco central ruso y expulsar a algunos prestamistas del sistema de mensajería Swift, crucial para los pagos mundiales. El principal objetivo es aislarlos del sistema financiero internacional y dificultar su financiación. También se han congelado los activos del banco central de Rusia para limitar su acceso a las reservas en el extranjero. 

Las sanciones han sembrado el miedo entre los residentes en Moscú y otras ciudades rusas, con colas formadas frente a cajeros automáticos vacíos mientras la gente esperaba que llegara más dinero y crecía la preocupación de que las medidas pudieran desatar el caos financiero.  Ante este panorama, es probable que el banco Sberbank Europa AG (sus sucursales en Croacia y Eslovenia) tenga dificultades en esta situación para hacer frente a sus obligaciones financieras. El banco austríaco RBI o el Italiano Unicredit también cuentan con exposición a la región. 

La UE también anunció sus planes de prohibir el acceso de las aerolíneas rusas a casi todo el espacio aéreo europeo, lo que obligará a las empresas de alquiler de aviones a recuperar cientos de ellos. 

La preocupación ahora de muchos inversores es saber el verdadero alcance que la guerra de Ucrania y, especialmente las sanciones impuestas a Rusia, van a tener en las economías occidentales, ya que el impacto en la economía de Ucrania y en la de la propia Rusia va a ser devastador. Además, todo parece indicar que, por el momento, “China no parece estar por la labor de ayudar a Rusia a evadir las sanciones financieras occidentales. Es más, informes recientes apuntan a que algunos grandes bancos chinos han dejado de emitir cartas de crédito para la compra de productos rusos”, asegura Juan J. Fdez Figares, analista de Link Securities. 

A nivel corporativo, Erste Group Bk I  ha anunciado un beneficio operativo de 7.740 millones de euros, que supone un 8% anual mientras que el beneficio neto creció hasta los 1.920 millones de euros. El banco comunica que su exposición tanto a Rusia como a Ucrania es despreciable y que no esperan tener provisiones adicionales.

El holding belga Ackermans & Van Haaren  ha dado a conocer las cifras de 2021 con un beneficio neto de 406,8 millones de euros y propone un dividendo anual de 2,75 euros por acción. 

La petrolera británica BP ha anunciado su objetivo de salir del capital de la petrolera rusa Rosneft, en la cual ostenta una participación del 19,75%. La depreciación de activos en balance podría ascender a 25.000 millones de dólares. 

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

E.ON N  se opone a cerrar el gasoducto Nord Stream 1, del cual posee un 15.5%. En funcionamiento desde el año 2011, dicho gasoducto es “completamente diferente de las actuales conversaciones sobre el Nord Stream 2”, según comunicó la compañía.

Según  publicó  el  viernes Les  Echos,  Societe Generale llegó  a  un  acuerdo con los representantes sindicales de Crédit du Nord con respecto a la futura fusión entre las actividades de banca  minorista  de  ambas  entidades  Según  el  acuerdo,  y  como  se  menciona  en  el  plan  estratégico  de  SocGen  publicado en octubre de 2021, la fusión resultará en una reducción de 3.700 puestos de trabajo y el cierre de 650 sucursales físicas. Dicha fusión debe ser efectiva en enero de 2023 y la implementación del plan sobre el personal debe completarse en 2025 con la mayor parte de las reducciones de empleo en 2024. SocGen aún debe revelar los detalles con respecto a la estrategia de marca de banca minorista del grupo, que debe anunciarse durante 2022

Las bolsas asiáticas y Wall Street cierran al alza 

Esta madrugada las bolsas asiáticas han rebotado ligeramente.  El Nikkei sube un 0,19% hasta los 26.526,82 puntos, el compuesto de Shanghai avanza un 0,32% y el SZSE Component suma un 0,09%. También repuntes para el Kospi de Seúl, que suma un 0,84% en los 2.699 puntos. En cambio el Hang Seng de Hong Kong cede un 0,64% en los 22.612,00 puntos. 

A cierre del viernes, el Dow Jones subió un 2,5%, hasta los 4.384 puntos. El S&P 500 subió más del 2,2%, hasta los 4.384 puntos y el Nasdaq 100 subió un 1,5%, hasta los 14.189 puntos. El VIX cayó más de un 9%, hasta los 27,59. 

La rentabilidad de la deuda pública cotiza con tono mixto. El bono a diez años de EEUU cede ligeramente, hasta el 1,89%, el Bund cerró el viernes con avances, sobre el 0,21%, en España la rentabilidad del bono a diez años cede ligeramente, hasta el 1,13% mientras que el  bono de Italia ofrece una TIR del 1,74%. 

Por otro lado, sigue la preocupación en torno a la inflación que se podría ver agravada por interrupciones en recursos clave como el petróleo, gas natural, trigo y metales. “Los bancos centrales están obligados a seguir su hoja de ruta en un momento en el que crece la incertidumbre sobre el crecimiento económico”, reconocen los expertos de XTB. 

Esta semana será clave la reunión de Powell ante el Congreso en la que tendrá que explicar  cómo pretende enfrentar la inflación al mismo tiempo que la guerra en Ucrania está empeorando las perspectivas económicas. Se espera que Powell se mantenga firme en la idea de subir los tipos el próximo 16 de marzo, aunque ahora el mercado ve poco probable una subida de 50 puntos básicos.

Este lunes, España va a publicar el IPC de febrero, en dato preliminar, además del déficit por cuenta corriente de diciembre.  En China se conocerá el dato de PIB del cuarto trimestre.   Y en EEUU los datos a seguir serán el índice de gestores de compra (PMI) de Chicago de febrero y el índice de negocios manufactureros de la Fed de Dallas del mismo mes.