El silencio es lo peor, la sensación de que estamos en vísperas de semanas decisivas pero en un verano que ha sido desalentador en muchos aspectos.
 “Damos por bueno el rebote que han tenido los mercados este verano, pero la sensación es negativa pues todo se puede quebrar en una palabra, en un gesto y mucho tienen que cambiar la cosas para que las euforias se difuminen por completo”, explica Alberto Roldán, director de análisis de Inverseguros en Radio Intereconomia.

Acciona. No me parece que sea una mala compra en los niveles actuales, desde los 60 euros que creemos que debería estar la compañía, tiene un potencial muy elevado. Sin embargo, se se ve penalizada por dos efectos: está fuertemente apalancada, con mucha deuda, y además que tiene un riesgo regulatorio importante. Lo que provoca que veamos esas cosas tan increíbles que cotizan con potecniales deñl 100% como es este caso.

Gamesa. Aquí no hay unos buenos fundamentales de negocio, seguirá lastrada en un plazo razonable de tiempo, 2-3 años. Tiempo en que cogerá aire. “Cuando vimos que la realidad empresarial era tan difícil pensamos que la única solución que tiene el aciconista de Gamesa es que sea opada. Tiene una capitalización de 420-440 millones de euros por lo que, aun ofreciendo una prima del 50%, estaría un 70% por debajo del precio al que estaba el año pasado”. Como el sector está muy caliente, sigo pensando que la única opción es acabar siendo opado. Por separado no gana nada.

Acerinox. Es fabricante, por ese motivo estaría muy cauteloso en el sector de materias primas, en el sector del acero la sensación es negativa aunque es cierto que está muy barato.