Después de los mínimos del pasado 14 de marzo el riesgo de cesión se ha alejado y mientras las referencias críticas (13,600 ó 13,550 enteros para el Ibex) no se pierdan, la tendencia principal seguirá siendo alcista y podremos ver mayores subidas. En el corto plazo considera que si se pierden los 14,300 puntos habrá debilidad y tendríamos la señal que advertiría de un ajuste. Después del ajuste podría o no volver a imponerse la presión compradora.