El Ibex 35 se “descuelga” en la primera sesión de marzo del nivel de los 7.500 puntos tras protagonizar la mayor caída anual y a su vez un nuevo mínimo del ejercicio. El selectivo cierra de esta manera, con un importante recorte del 4,60% hasta los 7.270,50 puntos. En opinión de Jesús de Blas, departamento de RV de Crédit Agricole Mercagentes, “hemos tenido un comienzo de mes totalmente desastroso, pero no es el comienzo en sí, sino lo que ya llevamos acumulado”. El experto apunta a que la bolsa “cayó el año pasado en torno al 40% y este año estamos cayendo ya más del 20%”.
Además, señala que “los índices norteamericanos bajando hoy entorno al 3,40 % se encuentran en niveles de hace 12 años”. De esta amanera “vemos cómo los valores caen en porcentajes que verdaderamente asustan”. Jesús de Blas añade que no sólo estamos viendo descender a los bancos sino que “todo tipo de compañías han visto como sus cotizaciones caían a plomo”. En el caso de “Iberdrola en torno al 7%, constructoras, empresas cómo Repsol o Gas Natural”. Estas caídas generalizadas apuntan el experto que “si lo extendemos a toda Europa, donde las caídas son tan importantes e incluso en algunos casos, superiores, nos pintan un panorama desolador en la renta variable y además sin una visibilidad de a dónde vamos a ir a parar”.

En este panorama, Jesús de Blas cree que “Telefónica está marcando la diferencia de las caídas del Ibex en relación a los índices norteamericanos por su ponderación del 25% en el selectivo”. Por lo tanto asegura que si el Ibex está a estos niveles y no ha caído a un reajuste con los niveles de las bolsas americanas es porque es Telefónica la que está aguantando el retroceso. Según el experto, “si no fuese por Telefónica estaríamos hablando de un Ibex con un retroceso de 1.000 puntos por debajo”. “Ahora estamos a nivel de Ibex más de 500 puntos por debajo de niveles de noviembre, y sin embargo Telefónica está 2 euros por encima”, por lo que el experto apunta a “un buen comportamiento de esta compañía con respecto al índice, pero lo que está haciendo es enmascarar en cierta forma un autentico desplome en el conjunto de la bolsa”.

En cuanto al sector financiero, BBVA cedió en la sesión un 9,33% y Santander un 8,16%. Dichas cotizaciones se han producido en el día en el que HSBC daba a conocer una ampliación de capital. Jesús de Blas cree en relación al ámbito financiero que “cuando queramos curar al enfermo, ya no va a estar enfermo sino cadáver”. En este sentido, este sector es el “gran paradigma de los mercados”. Ya que “nadie sabe hasta dónde va a llevar esta presión porque yo nunca pensaba que podíamos llegar a niveles de precios cómo los que estamos viendo en estas entidades cuando aparentemente y hasta ahora no han tenido graves problemas”. En este sentido, el experto recuerda que “otros bancos han tenido problemas enormemente graves ya, y sin embargo los nuestros, que al principio intentaron salvar la situación con caídas algo inferiores a las del resto, pero por ejemplo BBVA ha caído de 20 a 5 euros este año y eso ha supuesto una caída del 75% de su valor, y si eso no es un crash absoluto, apaga y vámonos”.

En la parte alta de la tabla se situó Acciona que fue el único valor que acabó en positivo tras repuntar un 0,38%. Jesús de Blas cree que ahora mismo “tentadoras son muchas compañías, incluso hay algunas más que Acciona”. En cuanto a esta empresa, “la venta de Endesa le va a dar aire, pero hay que ver un poco mas allá de todo eso”. El experto señala que “una vez se produzca esa venta hay que ver qué compañía queda”. Por lo tanto, asegura que “los resultados de compañías como ésta o Renovables hay que tomarlos con cierta precaución, ya que si alguna lección nos ha dado el mercado en estos últimos meses es que aquel que parecía que aguantaba, cuando menos nos lo esperamos ha vivido sorpresas desagradables”. 

En lo que a recomendaciones se refiere, para Jesús de Blas pasan por “Repsol, Iberdrola o BBVA que si no empeoran de una forma dramática, deberían recuperarse con intensidad”, pero advierte de que “hay que tener cuidado ya que en el corto plazo está imposible y la ausencia de dinero es total”.