Desde la gestora Ignis, su director en España y Latinoamérica, defiende la inversión en Europa porque “los mercados de renta variable descuentan las situaciones futuras” y, si bien “la situación que ha llevado a muchos inversores a invertir en EE.UU. resulta de las mejores perspectivas que tenía frente a Europa en su crecimiento económico, esta situación de descuento ya se ha producido en el mercado americano y ahora va a ser Europa la que sorprenda con su crecimiento”, por lo que vaticina que “las empresa e índices europeos tenderán a subir más en los próximos meses”.

Aunque “parte del mercado de renta variable europeo se está viendo perjudicado por la histeria que se está produciendo sobre qué va a suceder con la Unión Europea”, este gestor confirma que “ya hemos visto lo peor” y “si se va a romper o no la Unión Europa es sólo una especulación”. Si bien, “España es una de las perjudicadas, cuando un inversor está barajando dónde invertir, no debe limitarse sólo a nuestro país y a los periféricos, si no abrirse al gran abanico de oportunidades ofrece el resto del Continente”.

Además, la debilidad del euro frente al dólar “coloca en una posición competitiva a la economía europea de la cual no disfrutaba en los últimos 10 años y beneficia a las compañías exportadoras, lo que catapultará la renta variable europea frente a la americana”, afirma el experto.

Con respecto a futuras subidas de tipos en 2011, Lorán dice que “no debemos esperar una subida de tipos significativa en Europa” pues, si llegaran a subir, sería porque tenemos inflación pero, si la inflación es controlada, no es mala ni para la renta variable ni para el crecimiento de las economías y compañías”. En cambio, dice que “la deflación es el gran enemigo y el BCE tiene el mandato de controlar la inflación pero no la deflación por lo que se debería poner más énfasis en no caer en un momento de deflación”.

 

“La renta variable, aunque con riesgos, ofrece grandes oportunidades”, afirma convencido Mauro Lorán, director de Ignis en España y Latinoamérica, es más, el experto cree que “hay que comprar renta variable cuando está desfavorecida por todos los mercados” y, “si somos un inversor a dos años vista, deberíamos comenzar a tomar posiciones aprovechando que algunas compañías están muy baratas”.

La decisión de Ignis de formar alianzas con ciertas boutiques de inversión se basa en “que las boutiques atraen a los grandes equipos de inversión para que trabajen con nosotros en un ambiente de libertad controlada”. La boutique además significa “el alineamiento de los intereses al 100% del gestor y el cliente”, por lo que “estos gestores invierten en carteras concentradas pues, si uno soporta sus decisiones, no quiere diversificar las inversiones porque cada vez es más complicado batir los índices”. Así pues, “los buenos resultados en Reino Unido de la boutique Argonaut-justifica Lorán- nos han motivado a expandirnos por Europa este año”.

Barry Norris, gestor de la boutique de inversión Argonaut, asociada a Ignis, dice Lorán que “se caracteriza por ver dónde nos encontramos en el ciclo económico y ver qué es lo que el mercado va a demandar, seleccionando las compañías que mejor se van a comportar”, por ello, en este momento “no tiene ningún banco ni mercados periféricos en su cartera y, en cambio, apuesta por la gran apreciación del dólar que ya se ha producido y va a traer grandes beneficios para las compañías, principalmente del centro de Europa, que importan beneficios de EE.UU.”.