Wall Street comienza la sesión en positivo y celebra, al igual que el resto de parqués mundiales el plan de medidas estructurales presentado por las autoridades estadounidenses. Hoy más que nunca las instituciones ponen las cartas sobre la mesa y la banca gana. En opinión de José Ramón Sánchez Galán, analista financiero “la FED de acuerdo con otros bancos inyecta liquidez con una intención estructural y no coyuntural que supone un revulsivo para el sector origen del varapalo de la economía y de la bolsa, el sector financiero”. “La banca americana también tiene en el horizonte los movimientos corporativos –recuerda el experto- y ya hemos visto operaciones con los grandes como Lehman Brothers, Citigroup, Merrill Lynch, Bank of America, Wachovia (…)bancos que suenan y que es probable que se fusionen o intenten captar ayuda –al estilo de la otorgada por Barclays explica el analista- y se especula incluso con la posibilidad de que Santander pueda participar”.
Sánchez Galán explica que “hay que entender que Bernanke ya comentó la importancia de reflotar a Freddie Mac, Fannie Mae y Sallie Mae que siempre se queda atrás y se dedicaba a dar créditos para estudiantes”. “Su recuperación era fundamental para encauzar la confianza del consumidor”, así mismo era necesario “plantear medidas de control a modo de paraguas para que esa confianza llegue a los mercados”. En relación a la no actuación de la Reserva Federal en relación a un movimiento de tipos de interés, el experto pone de manifiesto que “la FED no movió tipos de interés porque las razones de fondo para no hacerlo persisten, la economía americana continúa débil y todavía no hay un tirón importante del consumo”. “El día 26 veremos el PIB americano que podría tener una recuperación gracias a las exportaciones –matiza- no al tirón del consumo”. Igualmente “la inflación continúa al alza porque los datos manejan la posibilidad de una subida y aunque el 60% de mercado esperaba una reducción de tipos, tenemos el barril de crudo en 100 dólares y una inyección de liquidez que irá al consumo” por lo que “aumentarán los precios si la oferta no sigue ese movimiento tan fuerte”. “Es positiva la ayuda a un agujero financiero pero el traslado a la economía real hay que esperar a ver cómo sucede” porque “puede que lo peor no haya pasado y veamos problemas tan importantes como los de AIG que ha sido tan gordo que el valor ha salido de la cotización del Dow Jones”. Además hay que recordar que “el Dow no es como en España, las compañías del índice se revisan cada vez que la FED quiere y ha sido muy estable durante años”. Por lo tanto, “hay que ser muy cautos porque las subidas y bajadas fuertes de la bolsa crean volatilidad, incertidumbre y a eso hay que añadirle un riesgo”, resume el analista. Cabe la posibilidad de que el rebote sea sólo eso, un mero rebote para después volver a la senda bajista, “es probable que veamos que el impacto que lastra no sólo el sector financiero sino el que lleva también el sector inmobiliario, tenga reflejos que aún no hemos visto”. “La crisis inmobiliaria apareció después de la crisis financiera de 2007 y hay empresas que lo sufren, datos de viviendas nuevas peor de lo esperado, hay duras condiciones para el acceso al crédito y su renovación, pérdidas en sectores que no habían sido tocados como el consumo y eso la bolsa tiene que reflejarlo”. Sánchez Galán recuerda que “la bolsa no son sólo bancos, los bancos tiran porque tienen mucha ponderación en los índices peso pero las bolsas no son sólo eso”. “Veremos recortes porque hay un factor que ahora está en segundo plano, las elecciones presidenciales que dotan de volatilidad y sobre todo este año que los candidatos están muy igualados y varían a través de golpes de efecto, personajes que aparecen y declaraciones”, apunta el analista. Sánchez Galán reconoce que “el subidón es importante porque los valores estaban abaratados pero puede ser aprovechado para deshacer posiciones” así mismo hoy hay que añadir que “es la cuádruple hora bruja y da un más volatilidad al mercado”. Así las cosas, “esperaremos a la semana que viene que no tiene muchas referencias macroeconómicas, pero sería interesante ver si las órdenes de bienes duraderos y las ventas de nuevas casas afianzan la idea de que hay que podemos empezar a no ser tan negativos”. A la hora de invertir en renta variable americana, este esperto se fijaría en “compañías habitualmente consideradas como defensivas” porque “se mantienen al margen de oscilaciones de mercado y la decisión común es entrar con cierto plazo no para corto plazo”. El experto apunta a valores como “ Fedex por encima de 90 dólares como cotiza hoy en 92, también otras compañías del sector consumo de productos no de alimentación como es Johnson & Johnson por encima de 70 dólares, Procter & Gamble en 70,50 dólares, Colgate en 76 dólares, y Kimberly-Clark en 65 dólares y Clorox en 62 dólares”. De todos modos, el experto reitera, “seamos prudentes, la virtud está en el medio y deberíamos mantener posiciones medias”.