Finalmente, después de tantearlo a lo largo de la sesión, la bolsa estadounidense ha terminado muy cerca de cosechar nuevos  máximos históricos. Eso hace pensar que el rally de final de año se producirá.
El ánimo que ha prevalecido en la jornada se ha termiando trasladando casi en nuevos niveles de récord. Algo que sin el respaldo de la Fed el pasado miércoles hubiera sido impensable. Y es que la principal institución monetaria decidió no cambiar ni un ápice su hoja de ruta ni tampoco dio pistas sobre cuándo se producirá la primera subida de tipos de interés en el país. Es decir, la vida sigue igual.

Ese es el factor determinante por lo que la semana ha terminado porque se borren las pérdidas de los días anteriores y que hicieron que los osos volvieran a asomarse tímidamente desde su guarida. Al final, y como ha ocurrido siempre hasta el momento, tan solo fue un susto para terminar el año de la mejor de las formas. Y eso no es otra cosa que con el llamado Santa Rally o Rally de Navidad. 

Las acciones estadounidenses se han triplicado durante el mercado alcista que lleva ya perdurando cinco años y medio, impulsado por tres programas monetarios de la Fed para impulsar a la economía. La caída de los precios del petróleo sirvió como avisó a navegantes en las jornadas pasadas, pero parece que los inversores descuentan ya los niveles de aproximadamente 60 dólares en los que se encuentra. (Cerramos posiciones cortas en EUR/USD y EUR/GBP)

De esta manera, el S&P 500  termina con subidas del 0,46%%, el Dow Jones cierra con un avance del 0,16%, mientras que el Nasdaq concluye con una revalorización del 0,36%.

"La Fed estableció el tono y está impulsando al mercado en este momento", dijo Stephen Carl, director y jefe de operaciones de Renta Variable de Capital Group en una entrevista telefónica con la agencia Bloomberg. "Hay una falta de cifras económicas de esta mañana y que probablemente va a terminar la semana con poco de toma de ganancias", añadió. 

Desde el  punto de vista macroeconómico, hoy no hemos conocido datos de especial importancia, después de que ayer se publicara el último informe de las peticiones iniciales de desempleo en Estados Unidos. En concreto, descendieron hasta hasta las 289.000 desde las 295.000 de la lectura anterior en la semana que terminó el 7 de diciembre. Se trata de un informe mejor de lo esperado, puesto que no se estimaban cambios. La media de cuatro semanas bajó a 298.750 desde las 299.500 anteriores.

En el plano empresarial todas las 10 principales industrias en el S&P 500 terminaron la sesión con avances, con los títulos de la industria energética a la cabeza, por tercer día consecutivo, subiendo más de un 2,3%. Nabors Industries subió un 10%, Denbury Resources aumentó su cotización más de un 6%.

Exxon Mobil y Chevron subieron más del 2%, después de que se hayan estabilizado las últimas caídas del precio del crudo. El sector energético ha subido un 9,7% en cuatro días, la mayor cantidad desde 2011.

American Apparel ha terminado con un repunte del 11%, después de haberse disparado un 82% en los últimos tres días. Fuentes cercanas a la compañía, según informan diferentes rotativos norteamericanos, aseguraron que su fundador, Dov Charney, está trabajando con una firma de capital privado en una oferta para adquirir la empresa. La minorista le despidió a principios de esta semana..

En este contexto, la rentabilidad del bono a 10 años se sitúa en 2,1760%, el EURUSD está en 1,2228, el oro se encuentra en 1.195 dólares  el brent  se mueve en 62,24 dólares por barril y el VIX está en 16,25.

Si quiere recibir alertas cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí.