Hay miedo en los mercados y las medidas de salvamento del sistema bancario todavía no están teniendo efecto. “Lo que antes era un temor al sistema bancario ahora es miedo al ciclo económico, y los datos tampoco están ayudando”, explica José Lizán, analista de Nordkapp. Con ello, este experto considera lógicas las recientes bajadas de estimaciones en los resultados de las empresas pues “la falta de liquidez y la caída del consumo al final harán mella sobre las cuentas empresariales”. Y eso es lo que refleja el mercado. Lizán recuerda la reunión del G8 en Estados Unidos este fin de semana sobre la reordenación del sistema bancario ya que “podría dar alguna noticia que anime a los mercados”.
Mantener la cautela. Es la recomendación de José Lizán y, aunque poco a poco ha ido incrementando la exposición a la renta variable, “todavía son niveles muy bajos de inversión”. Este experto admite que , al a hora de llenar la cartera, buscan criterios como el “apalancamiento moderado, gran generación de caja, compañías líderes en su sector y sobre todo, que sus accionistas principales no estén excesivamente apalancados o tengan una fuerte presencia en el sector bancario”. Con nombre propio, Lizán mira a Iberdrola pues “aunque tiene un apalancamiento importante, genera un flujo de caja relevante, un fuerte crecimiento en todas sus divisiones y es una compañía que nos gusta a estos niveles”. Telefónica “destaca por su carácter defensivo y gran visibilidad de resultados”. Aunque reconoce que les da miedo su exposición a latinoamérica porque “tarde o temprano su cotización descontará la ralentización del ciclo allí”. Técnicas Reunidas o Gamesa también son sus opciones. Advierte de que hay que ir mirando “poco a poco” porque “hasta que no baje la volatilidad, los mercados seguirán en la línea actual de fuertes subidas y bajadas”. En este escenario, Lizán asegura que “el que un sector se comporte bien o mal es indiferente” pues todo depende de la volatilidad. No hay más que ver “que ayer el Vicks marcó máximos”. No obstante, advierte de que las eléctricas “han comenzado a descontar el riesgo regulatorio- muy negativo para todo el sector- y les está comenzando a pesar”. Igualmente la caída de Mapfre “atiende más a un movimiento de volatilidad porque presenta buenos resultados, se ha mantenido estable y es de las que mejor comportamiento ha tenido”. Opinión contraria la que tiene de NH Hoteles que “es una cadena cíclica y con presencia en el sector inmobiliario”. La compañía no tiene los factores principales para que tire en próximos trimestres “y así lo recoge la acción”. La hotelera – junto con Sol Meliá- ha sufrido mucho con las cifras de tráfico, menor gasto destinado a turismo “y eso hace que sea uno de los sectores que no lo hace excesivamente bien en los mercados”, concluye.