Repsol ha sido una de las pocas compañías energéticas que tras la crisis financiera logró poner a prueba los máximos de 2007. Tal y como podemos observar en el siguiente gráfico, la compañía ha mantenido una tendencia primaria alcista de largo plazo con su máximo histórico en el año 2007 en los 17,30 euros ajustado por dividendos.
 
Con la crisis financiera, su cotización descendió hasta los 6,95 euros en el 2009 desde donde retomó su tendencia alcista. Sin embargo, al no ser capaz de marcar nuevos máximos históricos en el año 2012, el valor volvió a girarse a la baja para volver a testear la tendencia de largo plazo y tras rebotar ante dicha tendencia, el valor inició de nuevo un impulso alcista que le llevó aproximadamente dos años después a superar esos máximos de 2012. Sin embargo, asistimos a un nuevo fracaso de marcar nuevos máximos históricos y el valor volvió a girarse a la baja y lo que es peor, a perder la tendencia alcista de largo plazo, que finalmente no pudo soportar la presión de venta fruto de la depreciación del precio del petróleo aunque pudo recuperarla más tarde.



Análisis

Como se puede observar en el siguiente gráfico diario, los precios estuvieron moviéndose dentro de un perfecto canal alcista desde que rebotase en la tendencia alcista de largo plazo en el verano de 2012 hasta ese intento fallido de marcar nuevos máximos históricos, pero su ruptura por la parte baja supuso un movimiento de consolidación lateral muy amplio aunque con un sesgo bajista al tener una clara sucesión de máximos y mínimos decrecientes.


De hecho, el deterioro técnico de este valor en la segunda parte del año 2015 quedó patente al perder el importante soporte de los 16,50 euros y con ellos la pequeña tendencia alcista iniciada con el año.



Luego vino la ruptura de la media móvil de 200 sesiones, y tras un proceso de pull-back al rebotar desde el también soporte vital de los 14,75 euros, terminó cayendo dramáticamente en busca del soporte de largo plazo en la zona de los 9,50 euros desde donde inició una reacción alcista hasta chocarse con la proyección paralela de la tendencia bajista actual y que dio como resultado un giro a la baja para colocarse claramente por debajo de la tendencia de largo plazo a ver precios no vistos en más de 6 años. Tras ello, vemos una nueva reacción que le ha llevado, primero hasta la proyección paralela y más tarde ante la parte superior del canal bajista y en la que este verano por fin a podido superar además de realizar un pull-back a ella posteriormente y ahora vuelve a apoyarse en el canal alcista verde.   
 
Escenario

 
 
Por tanto y teniendo en cuenta la situación del valor me plantearé una estrategia dual:
 
  • Alcista: Tomaré posiciones alcistas si es capaz de superar los máximos del mes pasado en los 13,16 euros con el objetivo de alcanzar la parte superior del canal alcista en los 15,60 euros. Todo con un stop inicial en los 12,00 euros.
 
  • Bajista: Tomaré posiciones bajistas si el valor no puede con los máximos de 13,16 euros y se gira a la baja con el objetivo de testear de nuevo la base del canal en los 12,00 euros y si los pierde la media de 200 sesiones que ahora pasa por los 11,13 euros. Protegeré dicha posición con un stop inicial en los máximos que haga el valor tras girarse a la baja tras fallar en romper la resistencia de los 13,16 euros.