John Maynard Keynes fue el creador de la expresión “animal spirits”, o espíritu animal. Aplicado a la economía este término indica la confianza y la disposición para invertir que es esencial para el crecimiento económico.  En esta circunstancia, ¿cuáles son las apuestas de Goldman Sachs Asset Management?
 
Como prácticamente todo el mercado, los expertos de la gestora tienen claro que la llegada de Donald Trump será positiva para incentivar el crecimiento y la inflación. Y para aquellos que tenían resparos sobre la disposición y el calendario del nuevo presidente de Estados Unidos, la hiperactividad del magnate de la construcción no deja lugar  a dudas. El presidente millonario que dice que protegerá a las clases medias ya se ha puesto en marcha desmontando parte de lo que ya habían hecho sus antecesores como la reforma sanitaria o el acuerdo Asia-Pacífico. La rebaja de impuestos parece que ya está en marcha, tras los comentarios de la nueva administración al reunirse con algunos de los principales empresarios del país.

En Goldman Sachs AM consideran que estas políticas pueden ayudar a extender el actual mercado alcista. Con todo, afirman que el entorno actual solo garantiza retornos moderados para este año, eso sí, con una gran dispersión entre sectores y compañías.  Tras el rally posterior a la elección, casi todo el crecimiento está descontado. Hay que tener en cuenta que “la mejora en los beneficios solo se materializará a finales de este año y en 2018”, dicen.

Mejores y peores valores


Es más, esperan mayor volatilidad y un impacto más diferenciados en compañías específicas y algunos sectores.

En este entorno, en la firma apuntan que son más positivos en Estados Unidos, aunque reconocen que las valoraciones de la renta variable del país ya están muy ajustadas. Están neutrales ante Europa porque creen que el impacto de la incertidumbre política lastrará el potencial de esta bolsa.  Por el contrario son más positivos en Japón, gracias a la debilidad del yen.

En su opinión, los bancos van a ser los más beneficiados de la llegada de Trump gracias a la subida de tipos, la rebaja de impuestos y la desregulación que propugna el nuevo mandatario del país más poderoso del mundo.  Aunque son positivos también con respecto a los activos ligados a las infraestructuras, creen que las compañías constructoras, ingenierías y las empresas relacionadas con los materiales básicos ya han recogido las mejoras de expectativas en sus precios.

valoración


Los que, en su opinión, se van a beneficiar de todo este entorno de crecimiento con unas altas valoraciones son las firmas de gestión activa.  “Consideramos que la oportunidad de generar alpha a través de la selección de valores de forma activa va a ser más importante que en los últimos años”.

Apuntan también que “en los periodos de incertidumbre aumenta la dispersión de rentabilidad y reduce la correlación entre sectores”. Consideran que los inversores activos por fundamentales van a tener ventaja en identificar los ganadores de largo plazo, así como a los perdedores.

Gestión activa


QUIZÁ LE INTERESE
“Los valores más alcistas del mercado, por José Luis Cava”
“Para UBS está claro, la solución para sus carteras es más bolsa”