Estamos en un juego de parchis: de opa a opa y tiro porque me toca. El sentimiento de los inversores es que la última movida les ha pillado por sorpresa y están a la espera de ver que pasa ahora con todas las firmas que están implicadas en las distintas operaciones. Sin embargo, el mercado tiende a desinflarse. Posiblemente en octubre habrá un recorte, porque habrá noticias de choque negativas, que no será excesivo pero que será consecuencia de la no subida de los blue chips. A finales de este año y en los primeros meses de 2007 el mercado volverá a subir con cierta fortaleza.
Estamos en un juego de parchis: de opa a opa y tiro porque me toca. El sentimiento de los inversores es que la última movida les ha pillado por sorpresa y están a la espera de ver que pasa ahora con todas las firmas que están implicadas en las distintas operaciones. Sin embargo, el mercado tiende a desinflarse. Posiblemente en octubre habrá un recorte, porque habrá noticias de choque negativas, que no será excesivo pero que será consecuencia de la no subida de los blue chips. A finales de este año y en los primeros meses de 2007 el mercado volverá a subir con cierta fortaleza.