La bolsa norteamericana abrió en negativo a la espera de la publicación de importantes referencias macroeconómicas como los datos revisados de pedidos duraderos y pedidos a fábrica de julio que den alguna pista sobre la tendencia de la economía americana. Unos datos que se esperan “sean positivo con una previsión de un incremento del 1% con respecto al mes anterior debido a un aumento de las exportaciones”, afirma Juan Carlos Castillo Montero, director de análisis de Capital Bolsa. Aunque, en opinión del analista, “la sesión se va a ver más supeditada a lo que está ocurriendo en el sector financiero”. Un sector financiero que para Castillo sería la principal recomendación al apostar por los bancos regionales, sobre todo, de la costa Oeste.
Sesión de recortes que comenzó con cierto desánimo entre los inversores a la espera de alguna buena referencia sobre el mercado que pueda impulsar las compras. Aunque, en verdad toda la atención se desvia hacia la Reserva Federal, que publicará dos horas antes del cierre su Libro Beige sobre las condiciones económicas del país. Juan Carlos Castillo Montero, director de análisis de Capital Bolsa comenta, “no creemos que se desvíe de los comunicados”. El analista destaca dentro de estas declaraciones “la disminución de la presiones inflacionistas y una ralentización de la economía que podría mejorar”. Aunque cree que la Fed podría añadir “un punto de atención extra en el empeoramiento del mercado laboral norteamericano”. Mientras, el precio del petróleo continuó con la senda bajista iniciada ayer -el barril tipo West Texas cotizaba por debajo de los 108 dólares-. Castillo opina que en el corto plazo “podemos ver reducción de los precios”. Explica que “una vez tocado el máximo de los 150 dólares, había muchas posiciones alcistas de especuladores internacionales y se empezaron a deshacer posiciones, motivado seguramente por una sobreoferta o una previsión alcista de la ralentización de la economía”. Aun así, el experto asegura que esta situación es “totalmente coyuntural y seguimos siendo estructuralmente alcista con el petróleo viendo máximos de aquí a dos o tres años”. Es por ello, por lo que desde Capital Bolsa aconsejan que “es un buen momento para tomar posiciones en el sector”. Pero hoy, el verdadero protagonista fue el sector financiero que volvió a acaparar la atención de los inversores de la mano de la aseguradora de bonos Ambac Financial, tras anunciar que, finalmente, obtuvo la autorización para inyectar 850 millones de dólares a Connie Lee. Una noticia “positiva”, opina Castillo, ya que quiere decir que “Ambac Financial va a salir, en principio de la crisis crediticia”. Una situación que “recogerá muy bien el mercado”, afirma el analista. Por su parte, Lehman Brothers podría seguir impulsando su cotización ante la posibilidad de que el banco británico HSBC adquiriera una importante participación del banco de inversión estadounidense, con lo que se convertiría así en potencial rival del coreano KDB. En opinión del experto también sería muy positivo porque “las cifras que se manejan son muy superiores a la capitalización actual de Lehman Brothers -en torno a un 100% de prima-. Además asegura que “la compañía necesita liquidez y sanear su balance”. Recomendaciones Desde Capital Bolsa no se muestran positivos "en un escenario de mercados de forma generalizada”. Aunque creen que podría haber oportunidades “en los bancos regionales norteamericanos, sobre todo, de la costa Oeste”, afirma Castillo. Estos bancos “han sido muy penalizados en sus cotizaciones, al igual que el resto del sector, y han reducido su cotización en torno a un 30-35%”. Por todo ello, el analista piensa que “pueden ser objeto de comercialización en los próximos meses, ya que tienen sus balances saneados y conocen muy bien el negocio”.