Javier Flores, responsable del Servicio de Estudios y Análisis de ASINVER, ofrece su valoración de los resultados conocidos de la banca, la situación actual del FROB y la Sareb, así como la posible venta de parte de los activos de Bankia. 
 

PREGUNTA-. ¿Cómo valora los resultados de la banca que hemos conocido esta semana?

RESPUESTA-. “Es cierto que hay claroscuros en todas las entidades y en el caso del Santander quizás se han acentuado. Son las cifras del extranjero las que están salvando los resultados del negocio doméstico. Está costando, además, generar nuevas comisiones entre los clientes y el pico de morosidad todavía no se ha alcanzado.

Las cifras se están logrando maquillar, bien por extraordinarios o por negocios exteriores, para compensar la caída del negocio doméstico”.


P-. ¿Cree que pueden definirse como ‘decepcionantes’ los resultados anuales de BBVA?

“Sería una buena forma de definirlo. Ha habido un impacto importante del ajuste de los 700.000 clientes afectados por las cláusulas suelos y que se han retirado en tres oleadas”.


P-. Además, los bancos insisten en el impacto sobre las cuentas del tipo de cambio desde los emergentes…

R-. “Realmente las cifras que nos dan, a veces, nos plantean nuevas dudas. Nos gustaría saber, por ejemplo, la cifra de carry trade porque nos tememos que es mayor que lo publicado y puede ser parte de lo que haya salvado los resultados”.


P-. Según un informe elaborado por JP Morgan, en el último trimestre se ha producido la mayor salida de flujos de capital de países emergentes desde el año 2011. ¿Cómo se interpreta este dato?

R-. “Estamos en un momento en el que no debería preocuparnos. A nadie debería sorprender que ante la retirada de los estímulos de la FED se retire también parte de este capital. Entra dentro del escenario central que iba a provocar el tapering.

El riesgo real estaría si empezamos a ver una dinámica de devaluaciones desesperadas (más allá de Argentina). Esto es el mercado de divisas, que quizás en Europa se nos ha olvidado”.


P-. De ahí, la rapidez de actuación sobre los tipos del Banco de Turquía…

R-. “Ha actuado muy rápido y es algo que el mercado ha recogido muy positivamente”.


P-. El IPC se estanca en el 0,2% en España a cierre de enero y nos lleva a pensar nuevamente en el riesgo de deflación en la eurozona…

R-. “No creo que estemos realmente en un riesgo real de deflación en la eurozona. Es cierto que en el caso español esta inflación tan pequeña no es consecuencia del control de los precios sino de una deprimida demanda interna y una desaceleración de la demanda externa.

No es un dato malo de inflación. Recordamos que España ha tenido un problema muy grave de inflación. Ha resultado muy difícil controlarla.”


P-. Acaba de decir que la demanda externa se está desacelerando…

R-. “La demanda externa ha sido hasta ahora la que ha permitido mejorar un poco las cifras de crecimiento, no así las cifras de desempleo porque apenas hay creación de empleo en la actividad exportadora.

Si se desacelera esta demanda y no se genera consumo interno, faltan elementos de crecimiento con vocación de permanencia en la economía”.


P-. El FROB ha reconocido que perderá ¾ de la inversión realizada.

R-. “Los casos comparables muestran que no solamente no se recupera, sino que tienen a generar más pérdidas. Tenemos el ejemplo de la falta de visibilidad del Sareb.

Estamos ante un rescate que se hizo rápido para evitar otra situación y ahora habrá que pagar a futuro las consecuencias de esta situación”.


P-. ¿La Sareb tiene problemas de comunicación?

R-. “Claro que lo tiene. No porque falten profesionales, sino porque falta el compromiso de la dirección de llevar su trabajo de una manera transparente.”


P-. ¿Cuál será el futuro de Catalunya Banc?

R-. “Es una de esas entidades donde los intereses no son sólo económicos sino también políticos. Hay una serie de condicionantes políticos que dificultan una salida, por lo tanto, o se le da una solución política o vamos a seguir en esta situación…


P-. Pero desde el FROB hablan de una salida antes del verano…

R-. “No se puede saber”.


P-. Emilio Botín reconocía ayer que era el momento de privatizar cierta parte de Bankia. ¿Podría querer el Santander una de estas partes?

R-. “Hay que interpretarlo como un mensaje de uno de los principales banqueros del país. Como uno de los necesarios mensajes de apoyo institucional.”


P-. ¿Podemos esperar que el FROB, vía BFA, liquide el 17% de Bankia del que se habla?

R-. “Creo que es demasiado prematuro. Hay que comunicar a la ciudadanía cómo se va a hacer. No me parece lo más profesional ni lo más acorde”.


P-. En caso de que se produjera esta ‘venta’, ¿qué paquetes saldrían y quiénes serían los compradores?

R-. “Resulta difícil que se pudiera hacer un único paquete. Debería ser algo escalonado en el tiempo para rentabilizar al máximo la operación.

Ya que el Estado ha asumido ciertos riesgos, qué menos que tratar de optimizar el retorno de estos activos”.


P-. Por parte de los compradores, ¿hablaríamos de entidades nacionales?

R-. “Parece descartable que fueran nacionales. Hay un contexto actual por el que compañías internacionales encuentran ahora más facilidades para tomar posiciones en el mercado español”.