El sector petrolero, que ha caído un 3% en este año moviéndose en contra de las bolsas y en el que se baraja una reducción de la producción por parte de la OPEP, puede ser una buena apuesta con valores como BP, Royal Dax o ENI. Realmente se configura como una sólida apuesta hasta fin de año.
Se vuelven a romper máximos. Las operaciones corporativas vuelven a actuar como motor de los movimientos, pero vienen apoyadas también por los descensos en los tipos a largo plazo motivados por la evolución de la inflación así como por el precio del petróleo. Asimismo, los resultados apoyan a la Bolsa y la semana que viene ya comenzarán a publicarse los norteamericanos. Por otra parte, es destacable que la Bolsa europea está barata aunque la española esté más ajustada. Ahora hay que esperar a ver cómo evolucionan las operaciones corporativas y los rumores sobre las mismas.