“Estamos en un paradigma particular. No te enamores de ningún escenario. Todo puede cambiar y no se puede confiar ciegamente en nada”. Es la premisa de la que parte Andrea Delitala, gestor del fondo Pictet Multi Asset Global Opportunities y director de asesoramiento en Milán, a la hora de enfrentarse a un escenario como el actual donde todo apunta hacia el mismo umbral: la necesidad de tomar más riesgo

“La combinación entre la rentabilidad por dividendo y por bonos es tan reducida que la gente se encuentra con un dilema: ¿debo cambiar mi perfil de riesgo?”, reflexiona Delitala a la hora de hablar sobre el perfil inversor más extendido en países como España e Italia, el del ahorrador o conservador.


BONOS Y BCE

El gestor del Pictet Multi Asset Global Opportunities tiene muy claro que, en estos momentos, son “los bancos centrales” los que “manejan el barco” y los gestores no pueden hacer más que tratar de remediar su marcha hacia el lado que más les interese.

Por el momento, Delitala reconoce que “hasta el mes de enero” los mercados habían descontado “una cantidad de 500.000 euros en torno a un QE”. ¿Qué significa esto? Que “la mayor parte de las noticias ya estaban puestas en precio” en las bolsas y, por lo tanto, ahora “lo que necesitan son sorpresas”.

Por el momento, lejos de sobresaltos futuros, la inflación –o la ausencia de ella- es un tema clave para la renta variable. Andrea Delitala considera que la situación actual arroja “un mercado de bonos que ofrece muy poco valor” y opta “por jugar la baza de los bonos ligados a la inflación”. Es una de las “alternativas”, dice, a la que se están viendo forzados los ahorradores en su búsqueda particular de retorno.

Andrea Delitala, gestor de Pictet MAGO y ditor asesoramiento Italia
Andrea Delitala, gestor de Pictet MAGO

GRECIA
En pleno escenario de volatilidad, las bolsas europeas acumulan dos semanas de fuertes bandazos tras la decisión adoptada por el Banco Central Europeo para dejar de comprar deuda griega en definitiva. “Una decisión revisable”, dice el experto, que “les está diciendo simplemente que no pueden jugar con fuego”.

Delitala reconoce que Grecia debe seguir implementando medidas estructurales, al tiempo que reconoce que “la austeridad” no se ha llevado a cabo de manera correcta en la zona euro. Los gobiernos “tienen que entender que la narrativa relativa a Europa es un desastre”.

El experto reconoce, asimismo, que existe en Europa un punto de vista equivocado por parte de los líderes políticos. “Cuando Alemania compra bonos españoles e italianos se cree que está ayudando a la zona euro, pero lo que realmente está haciendo es ganar dinero. Es algo nunca reconocerán porque ellos sólo tienen la sensación de que están garantizando la estabilidad europea frente a actuaciones erróneas de otros estados”, afirma.

En este sentido, las dudas siguen girando en torno a la denominada ‘Grexit’, algo no factible para el gestor italiano, después de las acertadas palabras de Mario Draghi en la pasada reunión del mes de enero. “Es un tipo inteligente”, razona, “porque sabe hablar a los mercados”. Está claro que “la Unión Europea necesita compartir los riesgos, de ahí que el programa OMT esté en la sombra. Sin embargo, es muy importante desde el punto de vista político que se diga que la vinculación con la deuda griega es menor”.

Más aún, aunque el propio responsable de Pictet reconozca que se trata de una “opinión muy provocativa”, asegura que “la única posibilidad que observamos en un escenario de desastre absoluto es que Alemania saliera de la zona euro”. Señala, obviamente, que no sería factible, pero sí el mejor de los supuestos considerando el carácter de Alemania como país refugio y su capacidad para revalorizar nuevamente su moneda –si saliera de la eurozona-.


SECTORES
Más allá de los bonos ligados a la inflación, en renta variable Delitala cree que el “clima” no es “favorable” para los bancos, “como intermediarios del sistema financiero”. “No estamos particularmente positivos en finanzas. Como mucho, podríamos pasar de infraponderar a neutral”. Ahora bien, sí reconoce que “en el corto plazo”, la reacción de las entidades europeas “podría ser positiva” en bolsa.

Incide en una idea que no es nueva para su equipo: el sector farmacéutico. “Ya ha corrido mucho”, afirma el gestor. “Tenemos también tendencia a que nos gusten las compañías cíclicas” y aumentará su interés en caso de que Draghi “triunfe en su intento de controlar la inflación” puesto que esto será “muy importante para las exportaciones”.

En tercer lugar, dice “haber empezado a mirar el sector energético, sin prestar especial atención a los precios del crudo”, que han comenzado a repuntar a lo largo de la última semana.