Las esperanzas del Ibex35 vienen de que el Dow Jones supere los 11.444 puntos. Un nivel que dará la gasolina necesaria para que el selectivo español siga subiendo.

Los índices europeos han desperado con subidas. Eduardo Bolinches, socio director de Bolsacash reconoce en Radio Intereconomia que “ayer veíamos máximos decrecientes y hoy parece que seguimos con la misma tónica”. Este experto reconoce que es importante saber qué ocurre con los mínimos de ayer “en los 9.850 puntos pues será el nivel que intentaremos testear”. Una tendencia que seguirá en la medida en que el Dow Jones “sea incapaz de marcar un nuevo máximo en los 11.444 puntos, pues es ahí donde están todas las esperanzas y cuya superación será la gasolina para la reacción alcista de nuestros índices”:

Pero ¿cuál es el riesgo que hay en las bolsas? Bolinches reconoce que el riesgo sobre los mercados ahora “es estar comprados pues hay poco que ganar y mucho que perder”. No hay valor en el mercado “viendo rentabilidades por dividendo inferiores al 2% y ni siquiera hablamos de peres de 6-7 veces”. Este experto de Bolsacash reconoce que “el dinero inteligente no está participando de esta reacción alcista sino que está yendo a otros activos como el Franco Suizo, la plata y, sobre todo, el oro”.

Respecto a la evolución de estos activos, Bolinches reconoce que tanto oro como plata no son materias primas “sino que son dinero y lo único que están diciendo es que a hay algo en la economía que no funciona bien”. Este experto no considera que se esté formando una burbuja en estos activos “pues ni siquiera el 2% de la población está participando en su subida y es posible que a lo largo del próximo año veamos los 1.660 dólares en el oro y los 37 dólares por onza en caso de la plata”.

Aunque hay algo más de tranqulidad en el mercado de deuda, Bolinches asegura que “en cualquier momento los tiburones vendrán a pegarnos alguna dentellada que otra”. Las decisiones son muy políticas y poco económicas “y aunque nos podremos mantener alejados, a la mínima encontrarán un agujero para volver a atacarnos”.

En cuanto a la evolución del sector financiero, Bolinches recuerda que a nadie se le tiene que pasar por alto “que el sector de la banca estadounidense está intentando marcar nuevos mínimos cuando los índices intentan marcar nuevos máximos”. Lo más importante, reconoce, es que encima hay trampa. Por decreto, “los balances de las entidades bancarias están valoradas a precio de coste, no hay precio de valoración de mercado, y ni siquiera así son capaces de meter al sector en tendencia alcista”. El mercado lo está diciendo bien claro, culmina.