El selectivo español ha vuelto a cerrar en negativo, en una sesión marcada por la debilidad en toda Europa y en Estados Unidos donde las bolsas siguen sin tener muy claro el camino a seguir. El peor índice de la sesión en el Viejo continente ha sido el alemán DAX.

 
La compañía que peor lo ha hecho durante la sesión ha sido Enagás, que se ha dejado un 1,72%, seguida de Repsol, que ha cedido un 1,69%. La que más ha subido ha sido CaixaBank, tras apuntarse un 2,38%. Entre las grandes, Santander ha caído un 0,30%, BBVA ha recuperado un 0,37% y Telefónica ha terminado con un descenso del 0,91%.  
 
Como explica José Luis Cárpatos en su sección en Estrategias de Inversión, estamos ante una “session en la que no le podemos echar la culpa a ningún factor en concreto. En Europa estamos muy nerviosos por el miedo de la falta de tono en EEUU y también por el miedo a la inflación, tras las palabras de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen con las que sugería que los bancos centrales podrían dejar correr la inflación al alza”. Quizá por eso hemos visto hoy subidas de los bonos alemán, Americano e inglés. En opinión del experto, “el mercado está muy confuso y muy lateral a la espera de que Estados Unidos decida su dirección”. 

Muy pendientes a partir de mañana de la temporada de resultados que se inicia en España con la publicación de las cuentas de Enagás.