El castigo de Repsol no deja de ser anecdótico, puede ocurrir que en un entorno favorable de la bolsa algún sector pueda desmarcarse, sin embargo no creemos que el sector energético vaya a estar fuerte porque su indicador fundamental, que es el precio del crudo, está en una fase correctiva. No es preocupante la caída de Repsol por lo que se podría aprovechar para tomar alguna posición.
Estamos intentando superar la zona de máximos históricos que nos tiene frenados pero creo que iniciamos un año que tiene buenas perspectivas por el lado macroeconómico: la economía americana ha aguantado la crisis inmobiliaria y parece razonable apostar por un escenario de aterrizaje suave.