El mercado norteamericano está caminando a unos pasos agigantados después de las elecciones que se celebraron en Estados Unidos y tras el triunfo de Donald Trump. Después de que el Dow Jones sobrepasara los 19.500 puntos los analistas ya empiezan a enfocar al siguiente objetivo.
 
A medida que se aproxima el fin de semana, el Dow Jones celebra nuevos niveles de máximos históricos y, en este caso, la excusa de las noticias que llegaban desde Europa sirvió como un catalizador importante para las bolsas. Ahora el núcleo principal de la situación se centra en si habrá posibilidad de la consecución de otra cifra récord que además psicológicamente suponga un paso hacia adelante.

"En este punto, el mercado se está volviendo más difícil de comprar, pero está muy doloroso para los cortos, ya que la mayoría de los objetivos se han cumplido o superado antes del llamado rally de Santa Claus, cerca de Navidad”, comentó Scott Redler, socio de T3Live. “Incluso los traders más optimistas no quieren sentir que lo están persiguiendo ahora… Lo peor que podría hacer es vengarse del rally y comenzar a vender antes de tiempo porque se podría equivocar y provocar un cortocircuito”, añadió.

Como contexto, el Dow Jones lleva 19 jornadas con ganancias en 23 sesiones, un dato realmente espectacular, pero más aún si tenemos en cuenta que ha superado en 13 ocasiones nuevos máximos históricos tras los comicios estadounidenses. S & P 500, Nasdaq, Russell 2000 y Dow Transportes también han alcanzado  cifras de récord. Sin ir más lejos, el S&P 500 sigue cosechando nuevas cotas más altas.

Bespoke S&P 500


Así, Paul Hickey, cofundador de Bespoke, dijo que está observando los nuevos máximos netos en el S&P 500 y que el 18,6% del miércoles estaban en el nivel más alto desde finales del 2014. "El precio no miente, pero los insiders dicen si el mercado está teniendo dudas, cuando está teniendo tanta participación, es un rally de base amplia, lo cual a día de hoy lo sustenta", comentó.

Desde las elecciones, Goldman Sachs subió un 32% y ha liderado el Dow Jones. "El desempeño medio de las acciones de Dow es de un 5,5%, pero el Dow subió más de un 7% debido a que al gran movimiento en Goldman", afirmó Hickey.

Bespoke señaló que los valores financieros han ganado más del 30% desde las elecciones, pero el sector, junto con el energético tuvo un "colapso épico" en los últimos 10 años. Los bancos perdieron un 80% durante la crisis financiera, mientras que la energía cayó un 40% entre mediados de 2014 y este mes de enero.

Así pues, el Dow Jones tiene a tiro de piedra para estos analistas los 20.000 puntos después de cruzar los 19.000 el 22 de noviembre. "Las cinco principales acciones representan 700 puntos de la ganancia de menos de 1.300 puntos", apuntó Hickey. El mayor contribuyente fue Goldman, con 400 puntos, luego UnitedHealth Group, con 100 y JPMorgan, que también contribuyó con casi 100 puntos, agregó.

El índice último superó los 10.000 puntos en 2010, pero cruzó 10.000 en 1999 y ha tardado más de 17 años en acercarse a duplicar ese nivel. La ganancia anual promedio está en el 4,5% al año, para el Dow que se remonta a 1999.