Podemos seguir con una estrategia defensiva, incrementando los niveles de liquidez y exposición a bonos para disminuir el riesgo que conlleva la renta variable. Y en caso de entrar, se haría en sectores seguros como pueden ser el de la alimentación, el farmacéutico o algunas telecos.
Nos encontramos en unos niveles en que nos cuesta seguir subiendo, pero la ausencia de noticias negativas evita que comencemos a caer, con lo que en estos niveles los inversores se retiran provocando que el crecimiento sea muy marginal.