La prima de riesgo española repunta hasta los 495 puntos básicos y la rentabilidad del bono a 10 años avanza al 6,32% hoy debido a que “el reconocimiento de que Cataluña no podrá hacer frente a los vencimientos de deuda sola este año y por las necesidades de Bankia, que suponen más déficit”, dice José Lizán, analista de Nordkapp

Tras la reunión de hoy del Consejo de Administración de Bankia, se conocerán las necesidades capital que pedirá cubrir al Estado, las cuales, el experto no cree que vayan mucho más allá de los 15.000 millones. Lo importante es que se sepa todo y se solucione, porque se está retrasando en el tiempo y eso afecta mucho más al mercado”.
Pero, ¿por qué se ha tardado tanto en dar solución a los problemas de la banca española? “porque el Banco de España no obligó a hacer provisiones en los bueno tiempos y, además, el anterior gobierno tardó en reconocer la mala situación de la banca.

En el mercado de divisas, “EEUU ha intentado llevar a cabo una guerra de divisas contra Europa, Japón y China, por lo que éste último está controlando el yuan frente al dólar”. Además, “EEUU no tardarán en hacer un QEIII, pues siempre que baja a estos niveles la paridad del euro-dólar, aparecen estos planes para mejorar la competitividad de la economía y seguir saliendo de la crisis. Sin embargo, en Europa, con la negativa de Alemania de imprimir dinero, es complicado que el BCE arremeta con un programa parecido, aunque sería la solución para las economías periféricas”. No obstante, “tendremos bajadas de tipos en Europa porque hay muchas economías al borde de la recesión, entre ellas, Francia”. Además, “no hay tensiones inflacionarias y, más aún, teniendo en cuenta que los emergentes están perdiendo poder adquisitivo”.

Si Grecia sale del euro, “el impacto sobre la población helena será aún mayor y las consecuencias serán muy negativas para el resto de países europeos”. Según Lizán, “la solución pasa por un default ordenado dentro del euro, que suponga pérdidas para todos los acreedores”.


Declaraciones a Radio Intereconomía