Compañías jóvenes, que crecen a doble o triple dígito en los mercados, que están en negocios nicho y que preven un futuro optimista. Son algunas de las características que podrían definir a las empresas de BME Growth, hasta hace tres meses conocido como MAB. Un mercado, el de las pymes, con un fuerte potencial para las entidades que en él cotizan, y que lo ha demostrado este ejercicio 2020, caracterizado por la volatilidad derivada de la pandemia del Covid-19.

Pero, ¿dónde reside el secreto para que estas empresas batan bursátilmente a las grandes del Ibex 35? Por un lado, está el sesgo sectorial. BME Growth es un mercado que, a día de hoy, puede presumir de contar con compañías en su gran mayoría centradas en innovación. "Más del 70% de las compañías del Ibex Growth Market 15 e Ibex Growth Market All Share pertenecen al sector digital, de las energías verdes o del sector salud, aunque también hay sectores más tradicionales como la industria o distribución retail. En definitiva, los perfiles son en general muy innovadores y no tan abundantes en la gran bolsa española, de ahí que la atención se centre en ellas y que su comportamiento haya sido mejor", explica Jesus González Nieto, Director Gerente de BME Growth.

Pablo Martín, CEO de Izertis, coincide en esta idea pero añade también el hecho de que se trate de "empresas jóvenes, con negocios en expansión y altas expectativas de crecimiento, y, por ello, requieren una apuesta por parte del inversor no a corto, sino a medio-largo plazo, de ahí que, a pesar de la crisis generada por la pandemia, la correlación con los datos macroeconómicos y las caídas en la cotización sean menores".

Con este panorama, resulta extraño que, a pesar ello, España esté a la cola en cuanto a empresas que cotizan en el mercado alternativo bursátil: 115 frente a las 384 que hay de media europea, es decir, un 70% menos. ¿El motivo principal? El desconocimiento. "Desde fuera la bolsa a veces se ve como una atalaya inalcanzable para muchas empresas y esa visión de lejanía y complejidad hace que no den el salto. Por ello, todo lo que sea profundizar, simplificar, acercar, divulgar y facilitar las cosas a las empresas va a ser muy bueno para el mercado, y ahí el entorno Pre Mercado lo está haciendo muy bien", señala Alfredo Cebrián, CEO de Cuatrochenta.

La misma opinión tiene Elias Rodriguez-Viña, Director Gerente de Renta 4 Corporate. "Las incorporamos van a aumentar. Estamos ante un mercado funcional y cada vez hay más interés de empresas en él, por el rigor, seriedad y confianza que desprende". Además, "más allá de empresas para BME Growth deberíamos hablar de empresarios para BME Growth, es decir, hay perfiles de personas detrás de la empresa que tiene vocación de estar en este mercado y otros no".

En este sentido, lo que falta simplemente es un "mayor conocimiento, decisión y voluntad de cambio por parte de las empresas", señala Pablo Martín. "Las compañías ven muchas dificultades a la hora de salir a bolsa y un compromiso de cumplimiento duro. En parte eso es cierto, pero eso también tiene una parte positiva a la hora de ser una herramienta de mejora para crear una empresa de grandes dimensiones. No hay que dejarse llevar por el desconocimiento y ver más dificultades de las que realmente hay y menos beneficio, que son espectaculares, ya que se trata de una herramienta para seguir creciendo, tener mayor notoriedad, proyección internacional, captar recursos talentosos, financiarse mejor, etc.".

En cuanto a la regulación, Alfredo Cebrián, explica que "todo lo que sea simplificar complejidades innecesarias está bien, pero hay un mínimo de complejidad o esfuerzo que se necesita para que el mercado sea serio al que no debemos renunciar; hay un nivel de exigencia que beneficia al mercado y genera confianza". 

El Director Gerente de BME Growth cuenta que "algo se puede mejorar en algún pequeño aspecto de regulación, pero lo que no se puede es eliminar información importante para el inversor. Es crítico que mantengamos un nivel de exigencia en la transparencia de la compañía para que el inversor se sienta confortable". 

"La transparencia es clave", señala Elias Rodriguez-Viña, pero también lo es "la actitud, por un lado, y el talento, por otro. Primero porque cuanto más talento tengas más lejos puedes ir. Y segundo, porque hay que atreverse como empresa a acometer retos, aunque no sean fáciles". 

Curso on.line de Estrategias de Inversión

En cuanto las perspectivas para 2021, todos coinciden en una palabra: positividad. "La parte más importante para que BME Growth crezca, que es la confianza que generan las empresas en los inversores, ya está aumentando. Vamos en el buen camino y eso puede dar en 2021 muy buenas noticias", concluye Jesús González Nieto.