La entidad niega cualquier impacto negativo que pueda llegar a tener el escándalo de las ‘tarjetas opacas de Caja Madrid’ y asegura que se trata de una cuestión relativa a la gestión del equipo anterior. “Es muy complicado buscar algo que no se sabe que existe”, ha declarado el consejero delegado de Bankia, José Sevilla.

“Todo el ruido que vemos en los medios no está afectando a nuestra actividad comercial”, aseguraba José Sevilla durante la rueda de prensa de presentación de resultados correspondientes al tercer trimestre del año. “Octubre está siendo un mes normal”, decía en referencia a su negocio ante lo que algunos consideran la ‘puntilla’ a la credibilidad del sistema financiero nacional.

Sevilla ha optado por evitar una valoración ética al respecto cuando se le ha preguntado durante su comparecencia, pero sí se ha esforzado en matizar que eran prácticas del pasado y ya “corregidas”, además de aludir al cambio “completo” que realizó la actual dirección en el momento en el que llegó a la entidad en mayo de 2012.

Pero, ¿por qué se tardó tanto en investigar? Desde Bankia aseguran que su investigación comenzó en a principios de este año con un informe que se cerró en el pasado mes de junio. “La operativa de las tarjetas desaparece antes del cambio de dirección. A partir de ahí, es muy complicado buscar algo que no sabes que existe”.


La acción
Lejos del nivel de 1,51 euros por acción que representaría beneficios ya para el Estado –a través de la participación mayoritaria que tiene el FROB-, los títulos de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri están sufriendo como parte del sector financiero la volatilidad de las bolsas.

“No somos inmunes a las corrientes generales del mercado”, ha recordado Sevilla. Aún con todo, sus títulos acumulan una rentabilidad tres veces superior a la del Ibex 35 en el año hasta alcanzar el 16%.

Recordamos que el FROB realizó una primera venta del 7,5% de su participación en Bankia a comienzos de este año y se espera que pueda realizar un segundo movimiento, sin perder la mayoría que ostenta, a partir de que se conozcan este domingo los resultados de los test de estrés. Desde la entidad no han querido entrar en un posible calendario de ventas, pero sí confían en que la buena marcha de los resultados trimestrales futuros ayude a recuperar el terreno perdido en su cotización. “Si es así, fortalecerá a las acciones para que se pueda finalmente privatizar la entidad y devolver todas las ayudas”, recuerda.