En el escenario actual, apostaría por los sectores más defensivos a corto plazo como son el farmacéutico, alimentario y telecomunicaciones puesto que son los menos sensibles a una corrección, mientras que a medio y largo plazo, en que somos más optimistas, esta corrección a corto puede aprovecharse para tomar posiciones de cara el próximo año, sobre todo en los sectores financiero y tecnológico.
Mañana se reúne la FED y, como es habitual en los días previos a este tipo de citas, el mercado está parado. Además, seguimos con la recuperación de verano en que se alcanzaron máximos anuales. En estos momentos hay que confirmar el escenario de la FED, que se espera sin modificaciones en los tipos aunque con un mensaje abierto a alzas adicionales según el rumbo que tome la inflación. En definitiva, mercados a la espera de no ser que se den sorpresas importantes.