La cautela debe imperar, aunque algunas compañías pueden registrar mejores comportamientos relativos contra los índices y son las que pueden verse inmersas en movimientos corporativos. Es el caso en España de, por ejemplo, Repsol, tanto por posibles operaciones empresariales como por el descuento con que cotiza que lo convierte en un valor atractiva a estos precios; asimismo, es destacable el sector inmobiliario, de la construcción, encabezado por FCC y Ferrovial.
Fuerte revalorización en las últimas jornadas que sorprende, favorecido por la caída del precio del petróleo, los tipos de interés que pueden bajar, y la ingente cantidad de movimientos corporativos que afectan a diferentes sectores y donde se están efectuando todo tipo de quinielas. Y todo ello favorece a los consumidores.