Los rumores no han tardado en confirmarse. Alcatel-Lucent será adquirida por Nokia. La finlandesa pagará 15.600 millones de euros por la francesa, lo que supone 4.572 millones más de lo que capitaliza en bolsa.
Sin embargo, a los actuales accionistas no les parece un buen trato, ¿por qué? Quizás porque no recibirán efectivo por sus títulos, sino que serán canjeados por acciones de una nueva empresa resultante. En concreto, Nokia entregará a los accionistas de Alcatel-Lucent 0,55 acciones de la empresa combinada por cada una de sus acciones antiguas. Así, un 33,5% de la entidad que estará en manos de Alcatel y la parte mayoritaria, un 66,5%, en manos de Nokia.

Que por cada título te den poco más de la mitad de una nueva acción supone, en primer término, una dilución para los inversores de Alcatel-Lucent. Por ello, hoy salen de su accionariado antes de que se acometa el canje y después de que ayer hicieran subir fuertemente a la acción pensando que la OPA les sería más provechosa. Además, recibir 0,55 acciones de Nokia por cada antigua de Alcatel supone estar valorando cada título de la francesa a 4,12 euros que, si bien es un precio superior al de cotización de hoy, es un 8% inferior al de cierre de ayer


Así, Alcatel-Lucent, que ayer cerraba la sesión con una subida del 16%, hoy retrocede un 12,34% y pierde los 4 euros. Se convierte en el claro 'farolillo rojo' del CAC-40 parisino. Aun así, la tendencia del valor es alcista, pues no ha perdido la directriz alcista que ha guiado sus avances desde octubre y que pasa por los 3,7 euros.

Ciclo de Clases Magistrales
alcatel



Nokia también se convierte en la acción más penalizada del EuroStoxx 50, sin embargo, sus retrocesos son más discretos que los de Alcatel, pues pierde un 3,60% hasta los 7,49 euros. Tampoco esta caída hace llegar la sangre al río, pues la cotización de Nokia lleva desde septiembre de 2013 perfectamente canalizada al alza. Y, es que,  “la compra de Alcatel-Lucent por 15.600 millones de euros es una operación algo cara y un movimiento defensivo por parte de la finlandesa que, además, no va a tener que desembolsar dinero porque va a realizar un canje de acciones”, dice Pablo García, de Carax-Alphavalue. Además, segun José Luis Cárpatos, colaborador de esta casa, "la compra parece el enésimo intento de Nokia para reinventarse y poder garantizar su supervivencia, ya que fue derrotada por Apple en el reino de los terminales de telefonía móvil. Ahora, con esta compra, parece que intenta hacerse una especie de gigante de los equipamientos de telecomunicaciones y que va buscando superar a Ericsson, otra compañía que también fue derrotada en los móviles y que ha seguido ese mismo camino".

nokia