Iberdrola por encima de 40 sería injustificable, a pesar de su solidez y del atractivo de sus unidades de negocio, mientras que podemos marcar los 35 para Endesa, niveles en que ya sería cómodo mantenerse en el valor. Pero todo esto son meras hipótesis de trabajo que cada analista puede fijar en unos niveles distintos.
Semana interesante. Estamos en un contexto en que cualquier compañía puede ser objeto de especulaciones referentes a operaciones corporativas, y las que sean susceptibles de ello van a disfrutar de importantes rallies. Y esto ya viene de meses atrás, principalmente en el sector energético, pero también en los demás.