Según muestra un análisis realizado por Citigroup, el precio del petróleo podría alcanzar los 65 dólares a finales del año que viene si se materializa el acuerdo entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo y Rusia, para reducir su producción de crudo estabilizar los precios del petróleo.

Los analistas de Citigroup consideran bastante factible un acuerdo en el que los países miembros de la OPEP reducirían la producción en unos 600.000 barriles diarios, y Rusia entre 150.000 y 200.000 barriles al día. Según la entidad, sería suficiente para estabilizar los precios del petróleo en una horquilla entre 50 y 60 dólares, alcanzando los 65 dólares a finales de 2017.

El principio de acuerdo entre los países miembros de la OPEP en el Foro Internacional de la Energía de Argel, generó un rally alcista que impulsó a los precios del crudo cerca del 20%, hasta la zona de máximos anuales. El barril de West Texas alcanzó este lunes los máximos de junio, situados en 51,50 dólares. Los inversores optaron por recoger beneficios en máximos anuales y se inició una corrección de dos días que llevó a los precios del WTI hasta su primer nivel de soporte, situado en 49,65 dólares por onza.



En el gráfico diario del WTI, cortesía del broker ActivTrades, pueden observar cómo ayer rebotó justo desde el comentado nivel de soporte y en estos momentos vuelve a acercase a la barrera de los 51,50 dólares, un nivel que no supera desde julio de 2015. Si consigue superar este nivel, podría continuar subiendo hasta el segundo nivel de resistencia, situado en 53,85 dólares. El siguiente nivel de resistencia está situado en 55,50, un poco más arriba, encontraremos la resistencia semanal situada en 57,75 dólares, este el nivel a batir para dejar el camino despejado hasta los 60 dólares por barril.

A pesar de las fuertes subidas de los últimos días, el oscilador RSI  de momento no muestra síntomas de sobrecompra acumulada, aunque se está situado cerca del nivel 70. El oscilador de convergencia y divergencia MACD está situado por encima de cero y de su línea de señal, mientras que el ADX acompaña a la tendencia alcista, registrando subidas en los impulsos alcistas y retrocesos en los movimientos bajistas.      
David Pina