Tras la votación del Brexit a finales de junio, varios fondos inmobiliarios directos open-ended en Reino Unido han sufrido reembolsos de sus clientes. Pero, ¿cuál es el impacto para los fondos cotizados de la zona euro? ¿Hay que temer un efecto contagio?

En un breve periodo de tiempo, varios fondos han suspendidos los rembolsos y pensamos que se pueden producir más en las próximas semanas dadas las crecientes preocupaciones acerca de la valoración de los activos inmobiliarios en Reino Unido. Según la Asociación de Fondos Inmobiliarios (AREF, por sus siglas en inglés), el tamaño del sector de los fondos inmobiliarios en Reino Unido es  de alrededor de 44.000 millones de libras, que incluyen tanto fondos open-ended como closed-ended. En torno a 15.000 millones han sido bloqueados ahora.

Al mismo tiempo, los fondos de renta variable de Reino Unido cotizan ahora de media con un descuento del 25% de su valor liquidativo comparado con el recorte del 5% de las valoraciones hecho por los fondos de inversión directa que han bloqueado sus reembolsos. Además, las compañías inmobiliarias cotizadas ofrecen liquidez inmediata y permiten moverse libremente en función de la percepción de las valoraciones por parte de los inversores, que en esta caso no invierten en el mercado directo, donde se tarda más tiempo en monetizar el valor de un activo. El deterioro de los fundamentales en el mercado inmobiliario de Reino Unido abre  la puerta a nuevas devaluaciones de los valores liquidativos en estos activos en los próximos meses.

Con este contexto, vemos que en general el contagio de la crisis de los fondos inmobiliarios británicos a los fondos cotizados de la Eurozona es limitado. Continuamos confiando en el sector inmobiliario de la eurozona y recomendamos mantener las inversiones. En este entorno post Brexit estamos convencidos de que el sector inmobiliario apoyará a los inversores que buscan rentas defensivas en activos core europeos.

En nuestra opinión, las compañías inmobiliarias cotizadas europeas cuentan con potencial para incrementar sus valoraciones. De hecho, las valoraciones de las carteras parecen bajas en comparación con las que se pueden encontrar en el mercado directo.

Asimismo, también merece la pena mencionar el aspecto técnico: el MSCI y el S&P harán que el sector inmobiliario sea independiente el 31 de agosto. Hasta ahora, era solo un grupo industrial dentro de del sector financiero. Pronosticamos un futuro próspero para el mercado inmobiliario con un creciente interés de la base de inversores dado que aumentará la conciencia del el riesgo retorno  único del sector.