Esperamos que Obama resulte ganador por escasa diferencia, es lo que dicen los sondeos y pensamos que finalmente será el actual presidente el que se mantendrá en el cargo. Pero ¿favorecerá a determinados sectores la victoria de uno u otro?
José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España reconoce que “hay muchas leyendas pero en términos generales la historia nos dice que un relevo en la presidencia siempre es bueno para las bolsas, también nos dice que un candidato republicano es mejor pero lo que tenemos que tener claro es que los mercados están en máximos de los últimos años y que cabe considerar que sólo un cambio importante en este sentido que tenga soporte político tanto en el congreso como en el senado, es bien leído por el mercado”. Por tanto, somos relativamente optimistas para las bolsas a corto plazo pero es evidente que “salvo que haya un cambio considerable, debemos empezar a pensar en las incertidumbres que hay respecto al precipicio fiscal y techo de la deuda”.

En este contexto, ¿habrá rally de fin de año? Campuzano explica que el mercado en los dos próximos meses lo hará bien pero también es cierto que “no creemos que haya una ganancia importante”. En este sentido, prefiere el mercado asiático y el europeo. A medio plazo, el mercado americano tendrá que buscar un equilibrio entre continuar apuntalando la economía o hacer una estrategia de recorte de gasto.

¿Qué plazo tiene el candidato? No tiene mucho plazo “pues en noviembre-diciembre deberíamos hablar de recomponer un consenso político para en el primer trimestre del año llevar a cabo recortes de gastos”. Se estima un impacto del 4% del PIB en caso de que no haya acuerdo sobre el déficit.

Ante este escenario, se habla de que la FED podría cambiar su estrategia en el próximo ejercicio, algo que Campuzano no cree pues “un cambio en la política monetaria de Estados Unidos es precipitado, estamos escuchando un cambio de relevo en la FED quizás para 2014 peor no un cambio en la dirección política monetaria”. En los primeros meses del próximo año esperamos incluso que se amplíe el plazo de la compra de deuda, pero no cambiar la política. De hecho, abogan por tipos de interés nulos hasta bien entrado 2015.