Álvaro Blasco, director de ATL Capital, hace un repaso sobre la situación actual de los mercados y habla sobre los principales valores del mercado español.
 

Parece que los mercados se han quedado estancados en las últimas sesiones. ¿Se ha acabado la gasolina en Estados Unidos y Europa o es algo puntual para mantener la tendencia alcista?

Pienso que es algo puntual. Al final normalmente cuando hay una tendencia alcista fuerte como la que hemos visto prácticamente desde el mes de noviembre lo que suele venir luego es una corrección. Ahora mismo estamos teniendo oportunidad para que el mercado corrija con cierta fuerza y sin embargo creo que los movimientos están siendo bastante discretos. Por tanto, estoy convencido que los índices siguen teniendo un gran recorrido, lo que pasa es que ahora estamos por un lado a la expectativa de la publicación de resultados del primer trimestre y creo que de ahí vamos a tener otro empujón. Luego creo que lo que estamos muy pendientes es con el tema de ver qué política de verdad va a poder hacer Trump. Ha anunciado toda una serie de reformas fiscales importantes, ha anunciado ese plan de infraestructuras, y creo que ahora mismo hay ciertas dudas de hasta dónde va a poder llegar o no. Ahí hemos visto unos ciertos reveses en las cámaras. Entonces ahora estamos en ese momento impás pero pienso que hay un sentimiento positivo, vemos sobre todo en Europa un flujo de dinero positivo desde hace bastantes semanas y pienso que los mercados en general con un crecimiento del entorno del 3% o 4% a nivel mundial van a seguir haciéndolo bien.

Dentro de España uno de los valores más comentados sigue siendo Popular, después de la corrección de sus resultados y la dimisión de Pedro Larena tras 6 meses como CEO. ¿Qué valoración hace de la entidad financiera?

Popular está en una situación extremadamente complicada. Creo que no es ninguna cosa nueva lo que diga para los inversores. Estamos en una situación compleja en la que no sabemos muy bien si la entidad va a poder salir de esta situación por sí misma y volver a ofrecer la confianza a los inversores de la que siempre había gozado o si por el contrario vamos a ver una operación corporativa en el momento determinado. Por el momento lo que vamos viendo es ciertas dudas que nos han venido por esa reformulación de las cuentas del año pasado. La verdad es que pensábamos que aprovechando los cambios en la cúpula de la entidad, que habían llevado al máximo provisiones, dotaciones etc. Y hemos visto que prácticamente sí, pero no era tanto como esperábamos y eso ha sembrado esas nuevas dudas. Luego por otro lado estamos viendo que la cúpula por otro lado está intentando algunas desinversiones, que le devuelvan liquidez por un lado, que le permitan mejorar su  Cet1 que ha vuelto a raspando con la situación mínima exigida por el BCE y por tanto creo que vamos a seguir viendo un valor con mucha volatilidad por ahora.

También ACS ha sido noticia tras la última colocación acelerada de acciones y la reducción de su participación de Iberostar. ¿Cómo ve estos movimientos? ¿Qué opinión tiene para la constructora este año?

Creo que en principio debemos considerar que estos movimientos son positivos para la cotización de la compañía. Siempre es malo perder accionistas de referencia, pero indudablemente cuando el mercado está esperando que ciertos accionistas de referencia salgan de la compañía y hagan colocaciones aceleradas, vendan en el mercado, etc. Siempre limita bastante las posibilidades de subida del valor. En este caso entiendo que las diferencias que ha habido de estos accionistas que han dejado la entidad son más bien por el estilo de gestión que se está llevando de expansión internacional y por lo tanto yo pienso que la compañía ahora mismo va a poder beneficiarse de la desaparición de esas dudas. Ya tan solo tenemos de esos accionistas que están saliendo ese 2,99% que tiene todavía Alba y creo que eso ya no le va a hacer mucho daño en el mercado y por tanto pienso que la cotización puede subir y por ahí hay algunos rumores que creo que totalmente infundados de que es posible que algún accionista de referencia estuviese estudiando el tomar una participación en la entidad. Todo es posible ahora mismo.

¿Después de la activación del Brexit hay que tener cautela con los valores españoles con exposición al Reino Unido o visto lo visto no hay que tenerlo en cuenta?

Creo que la penalización ha venido y va a venir todavía vía divisa. Ahí ha habido una depreciación muy importante de la libra que no ha beneficiado a los resultados de esas compañías. Pero las compañías que tenemos afincadas en Reino Unido creo que tienen una actividad en la que todavía se van a hacer muchos esfuerzos, donde todavía se puede crecer, y los márgenes ya estábamos acostumbrados a que fuesen bastante estrechos. Entonces yo creo que lo malo que pueda venir a compañías españolas por el tema del Brexit, pienso que está ya totalmente descontado y que por lo tanto no deberían sufrir en sus cuentas mucho más de lo que ya lo han hecho.

Iberdrola es una de las acciones del mercado español que está lanzada. ¿Qué opinión tiene de la eléctrica?

Desde luego para cualquier inversor que tenga una cartera pensando en el medio y largo plazo Iberdrola tiene que estar presente. Creo que la expansión internacional ha sido el gran éxito de la entidad. Reino Unido pienso que todavía tiene mucho crecimiento por delante, pero donde mejor le van a ir las cosas es en Estados Unidos. Ahí la sociedad tiene la intención de seguir creciendo con fuerza, cubre las dos ramas más importantes de su actividad, con lo cual según la administración americana esté dispuesta a destinar más inversión a una u otra rama, pues va a potenciar una u otra. Creo que los temas luego en Latinoamérica no le van mal, el tema de México a pesar de esas fricciones que pueda tener con Estados Unidos también le va a seguir reportando beneficios importantes y por tanto creo que hay que estar en Iberdrola, hay que tener paciencia, porque no es un valor que lo vaya a hacer mucho mejor que el mercado, pero sí va a acompañar al mercado y además hemos visto en las correcciones que sufre mucho menos que el mercado.

Dos valores que han corrido mucho han sido los relacionados con materias primas: ArcelorMittal y Acerinox. ¿Se les ha pasado el arroz y hay que reducir exposición o aún puede quedar un trecho?

Creo que les queda subida, lo que no les queda es la subida tan espectacular que han tenido en los últimos trimestres. Sobre todo ArcelorMittal que ha sido espectacular. Nosotros pensamos que en un mundo creciendo en el entorno del 3% o 4%, el tema de materias primas va a seguir normalizando sus precios, puesto que venimos de unos precios extremadamente bajos, y esos proyectos de infraestructuras no en Estados Unidos que los va a haber, sino a lo largo del mundo también están intensificando el número de proyectos que están llegando al mercado. Por tanto, pienso que eso ayudado por temas de aranceles en Estados Unidos, puede ayudar a las compañías a seguir creciendo de forma importante. Indudablemente ya no podemos esperar esas revalorizaciones tan espectaculares que hemos visto recientemente.